El reclamo turístico de los belenes navideños

¿Por qué no ofrecemos la visita a nuestros pueblos a través de sus representaciones navideñas?. Unen nuestras tradiciones con el carácter artístico y creativo de nuestra gente

Paseando estos días por el centro de Valencia, tengo la sensación de que algo más que la existencia de la Navidad, con sus mensajes de paz, solidaridad y amor, está sucediendo en la ciudad.
Porque si es verdad que muchos niños y sus familias recorren nuestras calles en busca de atracciones, espectáculos y motivos navideños que admirar, no es menos cierto que son muchas las personas que siguen visitándonos, buscando en estas fechas ese motivo diferencial que añade a su atractivo clima, estupendos monumentos, así como una variada y rica oferta de ocio y gastronomía, que creo, debemos explotar.
Verdaderamente, es una realidad. Pensemos en nuestra familia, amigos, conocidos, que organizan cada vez más a menudo escapadas de pernoctación fuera de su domicilio, incluso en la Nochebuena, que había sido la más tradicional, en cuanto a sus formas y disfrute hogareño.

Actualmente las familias al completo están comenzando a trasladarse a una casa o alojamiento rural. Pero también la visita a alguna ciudad europea, o incluso más allá en función de la disponibilidad y el tiempo de sus miembros.
Debemos, pues, ser capaces de ofrecer esa gran variedad de productos que nos diferencian, que complementan a nuestra ciudad y que hacen que se alarguen las pernoctaciones. ¿Por qué no ofrecemos la visita a nuestros pueblos a través de sus representaciones navideñas?, ya sea en formato de interpretación o como admiración de una obra artística.
Los belenes son como la misma esencia de la Navidad para nuestra cultura, que une nuestras tradiciones, con el carácter artístico y creativo de nuestra gente. No en vano, suelen ir asociados al mundo de las fallas, que los exponen en sus casales, al de las cofradías, y también a las iglesias que les añaden monumentalidad.

Aconsejo especialmente el de la iglesia de San Nicolás en Valencia, que es el belén vertical más grande de Europa, y el belén monumental de las madres de los Desamparados de San José de la Montaña.
Y es que no hay municipio que se precie que no quiera destacar estos días por sus atractivos Navideños, en los que el Belén suele jugar un papel central.

Aconsejo visitar el de Silla, en la Parroquia de San Roque,; el de Las Agustinas de Benigànim; el belén Municipal de Ribarroja; el belén de Roca de Meliana; o el de Xátiva, instalado en la Alameda, que es el más grande de España, con mil seiscientos metros cuadrados de extensión, con visitas guiadas por dentro.

Hasta el de la pequeña localidad de Los Serranos, Andilla, realizado por sus mayores, también es digno de servir de atractivo, ya que está en un enclave natural extraordinario.
Y en este breve recorrido es obligado salir de nuestra provincia para ir a Alcoy a admirar sus Belenes, pero sobre todo su extraordinaria Cabalgata de Reyes, declarada de Interés Turístico Nacional.
Nuevamente, es más lo que nos une, un potencial increíble que debemos ofrecer como atractivo turístico.

Comenta esta noticia
Update CMP