La exconsellera Montón, azote de las concesiones, ficha por la sanidad privada

Se incorpora a una fundación integrada por empresas sanitarias en las que cobraría unos emolumentos bastante superiores a los que percibió en el Consell y en el Ministerio

La exconsellera y exministra de Sanidad Carmen Montón habría fichado por la fundación Fundamed (Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios), integrada por diferentes empresas privadas del ramo sanitario, según ratifica la propia afectada en un artículo que publica hoy el periódico Las Provincias. De esta forma se confirma la información adelantada por EsdiarioCV hace un mes y medio en la que ya avanzaba el paso de la ex dirigente socialista al ámbito privado.

El caso de Montón resulta especialmente paradójico, ya que, durante su gestión de tres años en el Consell, destacó por convertirse en el azote de las empresas concesionarias de hospitales y por defender a ultranza la reversión en la Ribera, a pesar de que nunca llegó a mostrar informe alguno que avalara que el paso a la gestión pública supondría más ahorro para el contribuyente o mejor atención para el usuario. La decisión laboral de la ex concejala de Burjassot supone una oda a la incoherencia política. La primera decisión. tras tomar posesión como consellera de Sanidad, fue proponer a su marido para dirigir una empresa pública.  Finalmente no se llevó a cabo su propósito, entre otros motivos, por la crítica feroz de la vicepresidenta Mónica Oltra.

Precisamente el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la incorporó a su primer ejecutivo, en el que apenas duró un trimestre, destacando ese perfil de impulsora de la sanidad pública y universal. No obstante, la revelación de irregularidades en un máster que cursó la llevó a renunciar a su cargo en septiembre del pasado año.

Desde entonces se había especulado con su retorno a un cargo público de responsabilidad en el Partido Socialista, bien en la candidatura al Parlamento Europeo o bien en la lista al Congreso por Valencia, circunstancias que no se produjeron.

Respecto a su nuevo trabajo, la exconsellera se limita a decir que colaborará en el programa de la fundación Mujeres de la Sanidad, aunque sin precisar la labor ni hablar de sus posibles emolumentos, que fuentes conocedoras del sector aseguran que podrían superar fácilmente los que percibió en su día tanto como consellera como en su calidad de ministra. O lo que es lo mismo cobrará más de 100.000 euros anuales.

La fundación Fundamed la preside otro exministro, en este caso de UCD, Enrique Sánchez de León, que también dirigió la cartera de Sanidad en el primer gobierno de Adolfo Suárez. De su comité científico forma parte, entre otros, Santiago Grisolía, Premio Príncipe de Asturias de Ciencia y Tecnología.

Comenta esta noticia
Update CMP