23 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP acumula decenas de miles de militantes muertos o inactivos sin dar de baja

Entre los 860.000 militantes del PP hay decenas de miles muertos y otros tantos inactivos.

Entre los 860.000 militantes del PP hay decenas de miles muertos y otros tantos inactivos.

El Congreso nacional del partido ha dejado al descubierto el descontrol en sus bases de datos, donde figuran 860.000 afiliados pero gran parte han fallecido o no pagan cuotas desde hace años

El Congreso nacional que el PP celebrará en febrero ha dejado al descubierto el auténtico caos reinante en las bases de datos del partido, donde a día de hoy figuran como militantes decenas de miles de personas ya fallecidas y otras decenas de miles que desde hace años no aportan un solo euro de sus cuotas.

Las elecciones para elegir compromisarios arrancarán este viernes en todas las agrupaciones territoriales

Cuando el vicesecretario de Organización y Electoral, Fernando Martínez Maíllo, presentó la cita de la Caja Mágica apeló a los 860.000 afiliados para que participaran en el proceso de selección de 2.565 compromisarios en unas elecciones internas que se celebrarán desde este viernes 16 de diciembre (el resto, otros 513, son compromisarios natos por razón de su cargo).

Pero esa cifra de 860.000 militantes que el PP lleva a gala y de la que presume dista mucho de ser real, como está pudiendo comprobar la comisión organizadora del XVIII Congreso del partido, que se reunió de nuevo este mismo lunes.

Según han reconocido fuentes populares a ESdiario, durante todos estos años ninguna agrupación ha dado de baja a los afiliados que van falleciendo ni a los que dejan de pagar, de forma que el PP siempre suma y nunca resta.

Ello es debido a que para solicitar una baja por fallecimiento las agrupaciones territoriales tienen que enviar el certificado de defunción de la persona a la dirección nacional en Madrid, porque en ese caso sólo Génova puede autorizar el borrado de un nombre de la base de datos. Es un proceso muy farragoso que, por tanto, nadie hace, según explican a este periódico.

Como tampoco suprimir de las listas a los afiliados que no están al corriente de pago. Y eso que las cuotas las deciden las agrupaciones y en muchos casos son cantidades simbólicas que pueden rondar los 20 o 30 euros al año. Los morosos, eso sí, no podrán votar en las elecciones internas para elegir compromisarios. Si quieren hacerlo antes tendrán que saldar su deuda.

El proyecto Lanza

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos muertos y militantes inactivos hay entre esos 860.000, pero fuentes de la cúpula del PP estiman que se trata de decenas de miles en ambos casos.

Hace unos años el ahora director del Gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, puso en marcha un proyecto para, entre otras cosas, purgar las listas de afiliados y conseguir unas cifras más reales. El objetivo final era crear una especie de sistema de mensajería interno que pudieran usar los cargos y militantes de base.

El caso es que al empezar a escarbar y cruzar datos vieron que, realmente, por unas causas o por otras no había activos ni la mitad de los afiliados. El proyecto se llamó Lanza y corrió a cargo del número dos de Moragas y ahora director del Departamento de Seguridad Nacional, Alfonso Senillosa. Cuando éste se marchó de Génova a La Moncloa allí quedó Lanza desaprovechado. 

Comenta esta noticia
Update CMP