12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

A Rufián le cazan echando una cana al aire: ni TV3 puede maquillar su hipocresía

Gabriel Rufián.

Gabriel Rufián.

Lo del diputado de ERC si no fuera la cruda realidad sería "de chiste". Lo raro es que la autonómica catalana no intentara algo a la desesperada para tapar "un vacío imposible de no ver".

Este miércoles Marta García Aller utiliza su columna de El Confidencial para destacar la hipocresía de un Gabriel Rufián que "se quitó el lazo amarillo para comparecer en el Congreso de los Diputados con la misma torpeza que los casados esconden su anillo para ligar en un bar" y sorprendida añade: "Qué raro que en TV3 no pixelaran su no-lazo en la solapa, porque ahí quedaba un vacío imposible de no ver mientras el de ERC echaba una cana al aire de postureo estadista".

Y es que "no salió Rufián ante los medios a pedir su república, ni libertad para los presos que él llama políticos, sino, atención, un Gobierno estable. ¡Para España! Ahí estaba él, junto a una bandera constitucional, pidiendo “responsabilidad”.

La periodista ironiza: "Cómo estará el patio del Congreso que hasta habrá a quien el de Esquerra le haya colado su sobrevenida pose de hombre de Estado". 

Y con no poco sarcasmo recuerda que Rufián dijo "sin que le diera la risa" que "no queremos estar en el saco del bloqueo ni en la amenaza" y recuerda que se trata del mismo partido "cuyos dirigentes están siendo juzgados por tratar de tumbar la Constitución".

Más aún, recalca atónita, "porque en su afán por regañar a PSOE y Unidas Podemos, les pidió que se entendieran independientemente de las “banderas que tengan en su balcón”. Conclusión: "Es difícil decidir qué resultaba más chocante, si ver Rufián sin lazo en la solapa diciendo que hay cosas más importantes que una bandera o que fingiera hacerlo pensando en los españoles. Parecía un chiste".

Para García Aller, "ocultar que uno está casado con el independentismo no es fácil y hubo un momento en que casi se le desmorona la coartada y le vuelve a brotar un lazo amarillo. Fue al darle un recadito a Pablo Iglesias: “En septiembre será muy complicado gestionar lo que pase”.

Lo que traducido, a su juicio, significa que "con la Diada y tras la sentencia del Supremo no esperen de ERC que mantenga la pose".

En resumen que "con lacito o sin él, la escenita de Rufián no aclara nada más allá de su poca vergüenza. Para saber qué votará en la investidura de Pedro Sánchez, toca esperar a la reunión de Esquerra del viernes. Eso sí, su partido no va a “bloquear absolutamente nada" porque quiere evitar la repetición electoral. Dice Rufián que si fracasa la investidura y hay que repetir los comicios sería una "irresponsabilidad histórica". Así que al hartazgo de estos tres meses de bloqueo institucional hay que añadirle ahora que a ratos tengamos que estar de acuerdo con Rufián".

Comenta esta noticia
Update CMP