Un cuarto de siglo después, la apuesta del PPCV vuelve a venir del sur

Mazón, Pablo Ruz y Pablo Casado durante un acto en Elche

Mazón, Pablo Ruz y Pablo Casado durante un acto en Elche

La "reconquista empieza por el sur". La frase de Bonig cobra actualidad con el eje Murcia, Alicante, Valencia, que recuerda al de la etapa de mayor éxito de los populares valencianos.

El PP de Casado ha puesto fecha a la renovación del partido tras no pocas incertidumbres y vacilaciones. El plan está diseñado desde hace tiempo, agosto del año pasado, pero no ha sido hasta la llegada de la "nueva normalidad" en julio cuando los congresos abren etapa en una organización en la UCI de las gestoras de Valencia o en la provisionalidad de la dirección en Alicante.

La frase de Isabel Bonig la "reconquista empieza por el sur",  tras ganar la alcaldía de Alicante por desacuerdos de la izquierda en el pasado mandato, tiene tintes ahora en clave interna. El plan de Génova presenta paralelismos, y no pocos,  con el que hace más de un cuarto de siglo puso en marcha José María Aznar en el PPCV.

Esta semana el presidente de la Diputación de Alicante Carlos Mazón se prestaba a hacerse una fotografía "muda" con Isabel Bonig y dos testigos, el alcalde de Alicante Luis Barcala y la exconsellera  María José Catalá. La imagen fue filtrada sin que acompañar comunicado, sin la  justificación habitual de estos casos de "unidad" o "reunión de trabajo"... Como decorado una mesa del velador de un modesto bar, en las inmediaciones de la plaza de América, una mini botella de agua, un vaso con Coca Cola que bebía Bonig, y tres latas de conservas vacías. 

Mazón no tenía ni 18 años, cuando los tres presidentes provinciales del PP (Pedro Agramunt, Carlos Fabra y Eduardo Zaplana) se fotografiaban en el Hotel Inglés de Valencia para trasladar un supuesto acuerdo que duró lo que dura dos peces de hielo en un vaso un whisky on the rock como diría Joaquín Sabina

La apuesta de Aznar por el que fue alcalde de Benidorm y natural de Cartagena llevó al PPCV a su etapa dorada. Zaplana, presidente de la Generalitat de 1995 a 2002, marcó una época en los populares valencianos, que continuó Francisco Camps. Pasado más de un cuarto de siglo, Casado y su secretario general, Teo García Egea, hacen el primer movimiento de la "reconstrucción" en la que participa algún viejo conocido que tuvo mando en plaza en el Palau de la Generalitat y muy recordado en el Congreso de los diputados y que, ahora en su Murcia natal, es su mujer la que tiene galones en el partido y en el grupo parlamentario. 

 

El congreso de Alicante está diseñado para mayor gloria de Carlos Mazón, el cargo institucional más importante del PPCV, quien recurre a la prudencia, más necesaria si cabe en esta etapa de la historia, para centrar su interés político en Alicante. Conocida es la relación directa e incluso la complicidad que el 'ilicitano' Casado y el ciezano García Egea tienen con Mazón, lo que le hace ser el "líder" del PPCV y para muchos el futuro cabeza de cartel a las próximas autonómicas.

En Valencia,  sin referentes políticos claros, el congreso popular se antoja que está condicionado al poder de Alicante. Tras un casting de candidatos, la renovación pasa por Vicente Mompó, alcalde de  Gavarda, que es más conocido por su valedor político, el diputado nacional Vicente Betoret, que por su trayectoria o  por sus aportaciones en la organización. Con la apuesta de la direccion nacional por ese diputado provincial quedaría  prácticamente cerrado sudoku del PPCV, con la incognita de si el congreso regional se mantiene a la primavera de 2021 o se adelanta a finales de este año. 

 

 

 

Comenta esta noticia