30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Huesca 0 - Atlético 0: Luis Suárez ya sabe en qué equipo juega

Saúl, rodeado de jugadores del Huesca.

Saúl, rodeado de jugadores del Huesca.

Después del festival inaugural ante el Granada, el Atlético de Madrid pareció el de la pasada temporada en Huesca en un encuentro sin apenas oportunidades de gol y con Suárez como titular.

Luis Suárez ya sabe en qué equipo juega. Se puede uno imaginar que el uruguayo, desde que desembarcó en Holanda y se puso a meter goles como si le fuera la vida en ello, muy pocas veces habrá sido tan poco protagonista en un equipo en el que él jugara. Simeone lo sacó de inicio en el Alcoraz ante el Huesca y cuando fue sustituido, mediada la segunda parte por Diego Costa, prácticamente ni se había manchado. 

Después del sensacional festín goleador de la jornada inaugural ante el Granada, los seguidores atléticos se apostaban frente al televisor, a media tarde de un día de mitad de semana, expectantes por ver a su equipo. Se medía a un recién ascendido, el Huesca, un equipo que sabe perfectamente a lo que juega y que siempre se supo inferior al Atlético. Y de ahí, la primera parte: un monumento al tacticismo, al error y al más profundo de los aburrimientos. 

Y con Suárez en punta, corriendo como un loco a la presión y ninguna presencia en ataque, básicamente porque los de Simeone no atacaron. Tampoco estuvo bien Joao Félix, solo tres días después de una demostración de campeonato, pero al menos, el portugués lo intentó en los últimos minutos. 

No pasó nada en la primera parte y casi nada en la segunda. Se fueron el uruguayo y Marcos Llorente, desaparecidos ambos, y apareció Diego Costa, que algo más de mordiente sí que tuvo. A todo esto, el Atlético compareció en El Alcoraz con una camiseta hecha por el enemigo. Malos tiempos estos en los que publicistas se impusieron, primero a los estetas, y más tarde al sentido común. 

Así llegó el partido al minuto 75 y fue en ese instante cuando el Atlético se acordó de qué había ido hacer a Huesca. Y empezó a atacar en tromba y, por momentos, embotelló al equipo altoaragonés en su propia área, si bien Andrés Fernández nunca pasó por ningún apuro. 

En resumen, que ni el domingo esto era jauja ni hoy un funeral. La liga acaba de empezar y la delantera del Atlético, la que hay y la que puede venir, da mucho respeto por ahí fuera. Pero para que metan miedo de verdad hay que atacar y en el guion de Huesca eso no estaba escrito.  

Comenta esta noticia
Update CMP