27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Atleti disfruta y Joao Félix se mosquea: ¿habemus problema?

El Atleti ganó sin problemas al Mallorca (3-0). Morata (dos) y Koke fimaron el triunfo. Joao Félix, fallón y enfadado cuando le sustituyeron.

El Atlético de Madrid doblegó al Mallorca (3-0) y afianza su tercera posición en la tabla, con el fuerte grupo de aspirantes a la Champions al acecho. Dos goles de Álvaro Morata y uno de Koke, con la colaboración de Joan Sastre, tumbaron al equipo insular. Candidato, por desgracia, a jugar la próxima campaña en Segunda.

Lógica felicidad, por tanto. Pero hay un jugador al que no podríamos poner el emoticono 'happy' a su lado. Más bien todo lo contrario. Y no es un jugador cualquiera. Es Joao Félix. Fue titular y no tuvo su noche. Participó menos de lo esperado, pero tuvo ocasiones de marcar. Las erró. Fue sustituido pronto, en el minuto 55 y se marchó enojado, cabreado. Según se dirigía al banquillo mandó un balón a esparragar.

Mala señal. El luso es un jugador de enorme talento, sin duda. Pero su aparición en el Atleti es como el Guadiana. A veces se le ve y a veces no. La gestión de Simeone debe ser fundamental en este capítulo. Cuando llegue la hora de disputar la Champions su calidad debería estar al cien por cien de rendimiento. Ahora mismo no lo está. ¿Quizá por la irrupción de Marcos Llorente?

Joao Vs Marcos

El madrileño volvió a estar a la altura. Morata había marcado el primer gol de penalti -de nuevo repetido como ocurriera con Costa en el Camp Nou- y firmó el segundo, al filo del descanso, tras una gran acción de Llorente. Koke robó un balón en el área bermellona y se la dio a Marcos. Enfiló hasta la línea y asistencia de libro para que Álvaro presentara el finiquito.

Segunda parte menos emocionante. El picante lo pusieron el Cholo y Joao. Cambio que no le gustó nada al luso y lo demostró. El Atleti no cambió el guion y siguió cercando la meta mallorquinista. Con Diego Costa, Correa y Vitolo en el césped. Oportunidades las hubo pero no era el día. El mazazo final para para el cuadro isleño llegó de rebote… como el cabreo de Joao. Disparo de Koke, toca en Sastre y Reina no puede hacer nada.

Tres puntos que le vienen de maravilla al cuadro madrileño pero que reabren el debate sobre la situación de Joao Félix. ¿Estaba mosqueado por el cambio? ¿Estaba cabreado por fallar lo que falló? Cuestión de interpretación. Sólo él y los suyos lo saben. Sea como sea, más trabajo para Diego Pablo Simeone.

Comenta esta noticia