El PP de María José Catalá espera a Pablo Casado

Los populares del 'cap i casal' prosiguen su estrategia interna que se había paralizado por el confinamiento.

La pandemia del coronavirus dejó muchos planes de las formaciones políticas en barbecho, pero una vez vamos volviendo a la normalidad con la llegada de la fase 1 de desescalada, los partidos políticos valencianos empiezan a recuperar su actividad. Prueba de ello es que la apertura de la nueva sede local del PP de Valencia, que dirige María José Catalá, ha reiniciado su puesta a punto con la continuación de las reformas y la colocación del cartel que señala el emplazamiento de la sede.

No hay que  olvidar que el PP de la capital es fundamental en la estragia del partido en la Comunitat y tiene un peso indudable a nivel nacional. Los populares consiguieron en los últimos comicios el 60% de los votos de la provincia de Valencia y cuenta con el 40% de los afiliados. 

La nueva sede del PP en la ciudad de Valencia se sitúa en una planta baja muy visible en la calle Convento de San Francisco, justo al lado del edificio del Ayuntamiento de Valencia. La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia y presidenta de la gestora de los populares en la ciudad, María José Catalá, anunció hace meses la apertura de la sede, que comenzó a hacer reformas en los meses de enero y febrero con la vista puesta en abrir en marzo, pero los planes quedaron suspendidos con el inicio del estado de alarma y el confinamiento.

Ahora la sede avanza a buen ritmo y el PP tendrá en breve su nueva sede local. El deseo de Catalá es que el presidente nacional del PP, Pablo Casado, inaugure de forma oficial la sede. El compromiso de Casado de visitar Valencia ya estaba adquirido antes del confinamiento (se esperaba entre otras cosas para Fallas), pero se suspendió por la pandemia. Ahora Casado deberá buscar una nueva fecha para mostrar su apoyo al PP local.

La apertura de esta nueva sede es una apuesta personal de la estrategia de Catalá, tras suprimir las sedes de distrito que estaban en diferentes barrios (y con ello el coste de los alquileres) y optar por una única sede en el corazón de la ciudad que tenga mayor visibilidad. Un movimiento además para desligarse de la sede central del PPCV en Plaza América, donde los roces entre la dirección regional y la provincial por el uso de esta sede en los últimos meses han sido habituales. 

 

Comenta esta noticia