Matonismo

El segundo tipo, no contento con mi respuesta, directamente me amenaza: “ ...porque si no sabremos quién ha sido”.

Tarde apacible del otoño semiestival que es todo un regocijo para extranjeros en la Comunidad Valenciana. Veo cierto movimiento televisivo en el lugar al que he sido citado por otras personas y saco una foto, más por nostalgia que por otra cosa. No hay carteles ni nadie que lo impida o desaconseje. Y me retiro. De repente dos individuos me llaman a gritos y se apresuran a interceptarme. Son del equipo televisivo. No me conocen de nada. No saben a qué me dedico. El primero de ellos me pide por favor que no haga pública la foto “en redes” porque patatín y porque patatán, y yo, que soy del gremio, y que además no tenía intención de poner nada en conocimiento de nadie, le digo a ese hombre que de acuerdo y que no se preocupe. Pero el segundo tipo, no contento con mi respuesta, directamente me amenaza: “ ...porque si no sabremos quién ha sido”. ¿Y vendrás a buscarme? Este sujeto tiene en su vestuario un jersey morado y comparte nombre con un gato de dibujos animados. Porque él no sabía -ahora sí- quién soy y a qué me dedico, pero yo sí sé quién ha sido el que me amenazó. Si no preciso más este incidente es por no perjudicar a terceras personas. Pero conste que aquí no se aceptan amenazas de nadie, por muy alta que sea su azotea. La foto no ha salido -que le quede claro al matón- porque no era mi intención y porque di previamente mi palabra a su acompañante, no porque me la intentara luego condicionar él.

Comenta esta noticia
Update CMP