20 de agosto de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Javier da un golpe en la mesa y habla claro de las Campanadas de Sálvame

Jorge Javier tercia y puntualiza

Jorge Javier tercia y puntualiza

El hecho de que los colaboradores de Sálvame sean los encargados de despedir el 2017 está dando mucho que hablar. Se trata de un proyecto donde no caben los egos. JJ advierte sobre el tema.

Jorge Javier no tiene pelos en la lengua y expresa su opinión siempre que puede, algo que le ha valido más de una crítica fuera del universo Sálvame. En otros programas de la cadena le han censurado este punto porque consideran que siendo quien es, puede decantar la balanza a favor de uno o de otro. Esto es algo que le han afeado en Gran Hermano.

La edición número dieciocho del reality está resultando un fiasco en cuanto al share. Un hueso duro de roer para el presentador, a quien la sombra de Mercedes Milá persigue sin tregua. Los ex concursantes más veteranos están en contra de que el catalán maneje la nave. No les gusta como lo hace y han alzado su voz para expresar que sería un sacrilegio que se salvamizara GH. Tampoco comulgan con el giro que ha dado el concurso alejándose completamente de su esencia.

No parece que Telecinco vaya a retirar antes de tiempo el reality. Eso sí, desde las alturas ponen velas para que llegue el día de la final y olvidarse de un programa que lleva dos ediciones dándoles dolores de cabeza. Así las cosas, en Mediaset ya están inmersos en la preparación de GHVIP. Esperan y confían en que el Gran Hermano de los famosos la rompa. Ya se barajan algunos nombres: Kiko Matamoros y Makoke, Isa Pantoja y Alberto Isla

Sin embargo, todavía no hay nada confirmado. Lo que sí es cierto que la productora tiene un montón de nombres de candidatos sobre la mesa. Se comprende porque es un concurso basado en la convivencia donde no hay que sufrir como en Supervivientes.

Es innegable que ha impactado el anuncio de que la última noche del año correrá a cargo de Sálvame. En el balcón de la Puerta del Sol estarán cinco colaboradores del programa. El resto, en plató. Así las cosas, los espectadores que elijan Telecinco cerrarán el 2017 y abrirán el 2018 al grito de “¡Por favor, Sálvame!”. Sin duda, los tertulianos se pusieron muy contentos cuando conocieron la noticia.

Sin embargo, Jorge Javier les advirtió entonces de la dureza del trabajo. Se trata de pasar bastantes horas ensayando en pisos que no están acondicionados y en los que una silla plegable  puede considerarse un auténtico lujo. Insistió en que se trataba de un reto donde no había cabida para egos. Algo muy habitual en el mundo de la televisión.

Esta semana, Jorge Javier se ha sincerado en su blog de Lecturas sobre las Campanadas: “La primera vez que di las uvas, con Belén Esteban, juré no volver a darlas nunca más. Demasiados ensayos, demasiadas horas muertas, demasiado frío incluso. Pero apareció la oportunidad de hacerlo con la Pantoja y no pude negarme, claro. Y también se repitió la misma historia: juré no volver a darlas en la vida.

El juramento tiene mucho de cuento chino porque trabajar en televisión y tener la oportunidad de dar las uvas desde la Puerta del Sol es un privilegio. Un detalle importante en tu currículum. Pero creo que es tanta la responsabilidad que conlleva hacerlo que buscas cualquier excusa para escaquearte aunque cuando te lo ofrecen no puedes decir que no. El tópico binomio placer/dolor que tanto engancha”. Que tomen nota los elegidos, de fácil no tiene nada la cuestión. Y si te equivocas, van a estar hablando de ti durante meses.

 

Comenta esta noticia
Update CMP