12 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El desquite de Margarita Robles gracias al Rey al más comentado feo de Sánchez

Margarita Robles junto al Rey, este miércoles en Irak.

Margarita Robles junto al Rey, este miércoles en Irak.

La ministra de Defensa se ha quitado una espina que el presidente le "clavó" hace un mes y que dejo hundida su imagen entre los militares. Gracias a la valiente iniciativa de Felipe VI.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha apuntado este miércoles un destacado tanto. Y es que en el PSOE es un clamor la caída de su imagen y peso en La Moncloa tras la polémica sobre la venta de armas a Arabia Saudí que obligó a presidente del Gobierno a desautorizarla.

Seguramente, la mejor escenificación de la brecha que separa en la actualidad a la exportavoz parlamentaria de su antiguo mentor es el insólito desplante que Pedro Sánchez le inflingió estas pasadas Navidades, cuando el líder del PSOE la dejó en tierra durante su visita a las tropas en el exterior. Era la primera vez que un titular de Defensa no acompañaba a un presidente en un viaje de este tipo.

Sin embargo, gracias a la valiente iniciativa de Felipe VI, que junto su equipo ha querido tener un gesto con las Fuerzas Armadas celebrando junto a ellas su 51 cumpleaños, Robles ha vuelto este lunes al primer foco de la actualidad, organizando, garantizando el secreto del viaje hasta última hora, y acompañando al Monarca en su visita a las tropas en Irak, la segunda que realiza en su reinado.

Ya sobre el terreno, Felipe VI ha expresado a los militares españoles desplazados a Irak su "orgullo" por la labor que desempeñan, y se ha mostrado convencido de que ese sentimiento lo comparten todos los españoles: "Os ven como soldados de la democracia, de la paz y de la libertad", ha dicho.

Además, ha subrayado que la misión española en Irak, centrada en el adiestramiento de las Fuerzas Armadas iraquíes "es sin duda una contribución a la paz y a la estabilidad de la región pero también al interés nacional". "La seguridad no es materia reservada al límite fronterizo, es algo que hay que saber proyectar y compartir con nuestros aliados y con todos los países dispuestos a colaborar", ha remachado.

El jefe del Estado se ha expresado así, en la última etapa de su viaje relámpago a Irak, ante el contingente de más de 300 militares españoles de la base Gran Capitán de Besmayah. Por la mañana en Bagdad y por la tarde en Besmayah, Felipe VI ha querido pasar su 51 cumpleaños con militares desplegados. Como "mando supremo" y como militar que 'siente' el uniforme, ha elogiado su labor y el impacto que generan.

Tras sus breves palabras en la Plaza Ibérica de la base, el Rey y Margarita Robles, han posado para una foto de familia con los efectivos españoles, y después, tal como ha sucedido en Bagdad por la mañana, el contingente se ha arrancado a cantar el "cumpleaños feliz". "Parecía ensayado, qué buenas voces", ha bromeado el Rey, que ha hecho notar que nunca le había cantado el cumpleaños tanta gente a la vez".

 

Comenta esta noticia
Update CMP