27 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El difícil equilibrio del juego online y su promoción

Telemadrid ha abierto el melón. La Asamblea de la Comunidad ha prohibido la emisión de publicidad de casas de apuestas en su TV. ¿Le seguirán más medios? La renuncia no es baladí.

La Asamblea de la Comunidad de Madrid ha decidido prohibir la emisión de publicidad de casas de apuestas en Telemadrid. De esta manera, se convertirá en la primera televisión de España que pone coto a la promoción del juego, un jugoso negocio de un sector que no ha parado de aumentar su inversión en los medios de comunicación consciente de la relevancia que tiene “suavizar” su mensaje en la sociedad. 

El crecimiento de la inversión publicitaria ha sido muy fuerte el año pasado, concretamente de más del 60%, y encadena un lustro subiendo. Así en 2018 llegó a los 168 millones de euros frente a los 103 de un año antes, y con la postura planteada se enfrenta a los medios a decidir si están dispuestos a renunciar a ese nicho de anuncios. Este aumento se ha traducido por su parte en un aumento de los usuarios activos en los juegos online del 30%, superando por primera vez los 3 millones, una cifra que supone triplicar los que había hace 5 años y que pone sobre el tablero el problema de la ludopatía.

Sin embargo, de acuerdo a los datos del ‘Anuario del Juego 2018’, en España se jugaron 560 millones de euros en juegos online, y eso apenas supone el 6% del total. La mayor parte, 310 millones de euros, fueron además apuestas deportivas que crecen al calor del imparable crecimiento del deporte rey. Y mientras, la compra de lotería tradicional a través de comercio electrónico va a más y ya supone 135 millones de euros para Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) y 24 millones de euros para la ONCE, y nadie se plantearía renunciar a las campañas publicitarias que ambas realizan durante todo el año.

El juego online tiene cuatro patas bien diferenciadas: las apuestas deportivas, que representan más del 55% de las ganancias, los juegos de casino (blackjack y ruletas) que suponen el 15%, las slots o tragaperras con otro 15% y el póquer, que es el 13%. El 2% restante se lo llevan bingo y concursos. Las personas que tienen un problema de ludopatía, si no quieren seguir jugando, se deben inscribir en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego. Ninguna casa de apuestas puede permitir el acceso al juego de estas personas. Si lo hacen, se arriesgan a sanciones.

Mientras todo esto ocurre, las empresas interesadas en entrar en este mercado no paran de crecer. El Grupo Gauselmann ha sido uno de los últimos en desembarcar en España tras comprobar el alto potencial que puede llegar a representar nuestro mercado en su posicionamiento internacional. A través de su plataforma Merkurmagic el conglomerado alemán ofrece a los usuarios todos sus juegos online, desde los más tradicionales hasta la posibilidad de disfrutar de su casino en vivo.

El juego online en nuestro país sigue frente a la expectativa del cambio de regulación de su publicidad a través del Decreto Comunicaciones Comerciales,  cuando según el Informe de la DGOJ en el cuarto trimestre de 2018 la modalidad ha alcanzado un total de 4.842,05 millones de euros en cantidades jugadas. Eso supone un 14% más respecto al trimestre anterior y nos pone ante un crecimiento que muchos no dudan en calificar de imparable y que, sociológicamente, representa una conquista progresiva de público que no se puede pasar por alto.

Comenta esta noticia
Update CMP