18 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El cofundador de Vox explica secretos de su éxito: ni subvenciones ni complejos

Iván Espinosa de los Monteros.

Iván Espinosa de los Monteros.

Iván Espinosa de los Monteros habla en exclusiva para ESdiario sobre el partido que ha revolucionado la política y que hace cuatro años no juntaba a más de unas pocas decenas de personas.

Iván Espinosa de los Monteros es cofundador de Vox, secretario de Relaciones Internacionales del partido y uno de sus principales portavoces. Y se ha prestado a hablar para ESdiario, a pesar de que ahora mantiene un perfil bajo, para desvelar algunas claves del fenómeno Vox y sus proyectos en el medio plazo.

Espinosa de los Monteros recuerda que ahora están celebrando sus cinco años de existencia y cómo Vox surge de la confluencia de varias corrientes entre la Fundación Concordia, DENAES y una serie de sensibilidades que se sentían huérfanas en el PP de Mariano Rajoy.

"Desde el Foro Reconversión, y a través de otros foros a los que nos invitaban, explicábamos que había que defender la identidad española, señalábamos los errores del anterior gobierno del PP y sobre todo, mediáticamente observábamos que nadie nos hacía ni puñetero caso", señala.

Y añade con rotundidad: "Ésta es también una de las grandezas de este partido desde su origen. Vox no tiene deudas ni económicas ni morales absolutamente con nadie pues hemos surgido como un movimiento procedente de la sociedad civil".

El cofundador de Vox aclara a este periódico que nunca han atacado a nadie, pues nacen como un foro de debate en los marcos que establece la democracia. Sí son contrarios a todo tipo de subvenciones, por ejemplo a los llamados agentes sociales (todos, tanto patronal como sindicatos) porque según ellos está demostrado que si no funcionas como Vox, a base de cuotas propias, se crean unas ataduras altamente perniciosas.

De hecho en el partido verde se están planteando fórmulas para destinar lo que perciban del Estado de una forma diferente a la que realizan los partidos tradicionales, aunque todavía no quieren desvelar el formato.

En las últimas elecciones europeas estuvieron a punto de conseguir un escaño, recuerda

"Desde hace cinco años -continúa Espinosa de los Monteros- veníamos percibiendo una sensibilidad política que no tenía reflejo en ningún partido y de hecho en las primeras europeas a las que nos presentamos, con Alejo Vidal-Cuadras de cabeza de lista, sacamos 247.000 votos, lo que nos dejó a las mismas puertas de sacar un escaño".

Ahora que tan de moda están los expertos en votos, sonríe recordando cómo casi nadie identificó que el hecho de que la final de Champions de aquel año entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid se celebrara en Lisboa la víspera de las elecciones, supuso que muchos de sus potenciales votantes no acudieran a los colegios electorales, teniendo un efecto nada anecdótico en su resultado final.

Con un tono de sorna, Espinosa de los Monteros recuerda que se entregaron entre 2014 a 2018 a los brazos de la resilencia para seguir apostando por los valores que ellos defendían. De hecho, no le duelen prendas en reconocer que durante los dos años que estuvo como secretario general no percibió ingreso alguno y que tuvo que endeudarse para salir adelante.

Un asunto que nunca ha supuesto un problema en su matrimonio con la arquitecto Rocío Monasterio, que ahora preside Vox Madrid. Abierta la espita familiar le preguntamos por su padre, Carlos Espinosa de los Monteros, hasta hace poco Alto Comisionado de la Marca España con el Gobierno del PP, si pudo haber algún conflicto familiar a lo que contesta: "En casa de mis padres siempre se ha respetado la libertad de cada uno y a todos nos parece bien lo que haga cada cual. Además, el perfil de mi padre no era político sino técnico por su acreditada trayectoria profesional".

Se sincera y afirma que todo el conflicto catalán, la inmigración o los problemas derivados de la estructura del Estado, temas ya avanzados por Vox hace tiempo, han sido los principales dinamizadores de sus votos.

Ellos lo percibieron especialmente en las elecciones andaluzas, cuando miles de personas se acercaban a sus mítines, pero ya venían registrando llenos en lugares en los que desconocían que hubiera tanta gente interesada en escuchar sus propuestas. De hecho, Santiago Abascal tiene un hilo en sus redes sociales en el que se puede ver cómo han ido evolucionando los mítines del partido desde reuniones muy minoritarias a actos multitudinarios sin apenas haberlos publicitado.

Vox siempre ha dado la batalla judicial contra el independentismo. Y la gente se lo está premiando

También el cofundador de Vox recuerda cómo su partido, bajo el liderazgo del actual secretario general, Javier Ortega Smith, ha dado siempre la batalla judicial denunciando todos aquellos atropellos a la Constitución y a las leyes que muchos partidos, llamados constitucionalistas han obviado por mera estrategia política.

"Javier también ha compuesto un grupo de abogados y procuradores que han sacado tiempo de su familia y su ocio para presentar recursos y denuncias en algunos lugares tremendamente complicados. Y al final, ha habido jueces que han empezado a admitir a trámite aquello que denunciábamos",recuerda.

Otro de los factores que les ayuda políticamente es el enorme empobrecimiento que se ha registrado de la clase media en pos de un Estado cada vez más elefantiásico que requiere de 17 regulaciones autonómicas para cualquier trámite.

Creen desde Vox que acercando vía telemática (tal como pasa con Hacienda o con la DGT) la Administración al ciudadano se corregirían muchas ineficiencias que arrastran nuestras comunidades autónomas. Por tanto, piden que por cada ley nueva que se apruebe se deroguen cinco antiguas y que se garantice la igualdad en Educación, Sanidad y otras materias en todo el territorio.

"Las comunidades autónomas fueron una idea bienintencionada pero fallida, no tiene sentido si vamos hacia una Europa fuerte tanto regionalismo que nos resta competitividad, separa a los españoles al no tener derechos iguales", remata.

En línea con esta cuestión le preguntamos si Vox está, como algunos afirman, en contra de Europa. "Precisamente porque creemos en Europa es por lo que queremos reformarla, y así poder asegurarnos desempeñar un papel relevante en el mundo. Sólo los países de la Europa del Este parece que se están tomando en serio los valores y tradiciones europeos frente a los países occidentales, que parece que son más de izquierdas que los antiguos miembros del Telón de Acero. También es curioso cómo España cumple disciplinadamente las recomendaciones de los tribunales de Derechos Humanos y las euroórdenes y otros socios, hacen todo lo contrario".

Sobre sus rivales políticos, cree que hace falta que Ciudadanos se muestre como siempre ha sido, un partido de izquierdas con el que se puede hablar de cuestiones fundamentales que afectan a la estructura del Estado; pues el PSOE actual anda -por decirlo de una forma amable- "un poco perdido" dice Espinosa de los Monteros.

Concluye afirmando que sus votantes son absolutamente transversales, gente que está harta de que le digan qué es lo que tiene que decir y que pensar, que no se defienden ni sus tradiciones ni su país, ni siquiera las libertades que tanto preconizan algunos y que cuentan con el respaldo por ejemplo de gente que nunca antes ha votado.

Es muy optimista con el futuro de su formación y cree que Vox irá cosechando éxitos importantes a lo largo de las siguientes convocatorias electorales.

Comenta esta noticia
Update CMP