30 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado retira su apoyo a Sánchez por mentirle: la llamada que lo torció todo

Sánchez y Casado el pasado miércoles en el Congreso.

Sánchez y Casado el pasado miércoles en el Congreso.

La forma en que el presidente está usando los casi plenos poderes que le confiere el estado de alarma ha acabado por hartar al PP, Ciudadanos, Vox y el PNV, y los necesita.

El apoyo que Pedro Sánchez tuvo el miércoles pasado para prorrogar otros 15 días el estado de alarma se resquebraja, dada la "soberbia" -dicen- con la que está actuando el presidente del Gobierno en los últimos días. 

El PP, Vox, Ciudadanos y el PNV, que votaron a favor de tal extensión en el Congreso, mostraron este lunes su enfado con el socialista y amenazaron con no votar a favor de la convalidación de los dos últimos decretos aprobados por el Ejecutivo de coalición cuando lleguen a la Cámara Baja: uno ordenando el cese de toda actividad económica no esencial y otra prohibiendo los despidos durante el estado de alarma ha soliviantado a la oposición. 

Las cuatro formaciones se quejan de que Sánchez tomó ambas decisiones por su cuenta y riesgo, sin consultar con ellos ni tan siquiera informarles, pese a que por sí solos el PSOE y Unidas Podemos no suman los votos necesarios para sacarlos adelante. 

Lidera la rebelión Pablo Casado, que este lunes compareció en rueda de prensa para lamentar que la lealtad que según él está teniendo el principal partido de la oposición con el presidente no sea recíproca. Que el Gobierno tenga en estos momentos plenos poderes no significa que posea un "cheque en blanco" ni "patente de corso", le advirtió. 

El origen del enfado del presidente del PP está en una conversación telefónica que mantuvo el lunes de la semana pasada con Sánchez, la última entre ambos. Éste le negó que fuera a parar el país e incluso pidió a Casado que no condicionara su apoyo a la prórroga del estado de alarma a las peticiones de la Comunidad de Madrid y Murcia para endurecer las medidas de confinamiento, según fuentes del equipo del popular consultadas por ESdiario

Casado este lunes en la sede del PP.

 

Llegó el miércoles y el líder de los populares y su grupo votaron a favor no solo de la prórroga del estado de alarma, sino también de un decreto que colaba de rondón a Pablo Iglesias como miembro permanente de la Comisión Delegada del Gobierno para asuntos de Inteligencia. Y tres días después el líder de la oposición se enteró al mismo tiempo que el resto de españoles de las nuevas medidas adoptadas por el Ejecutivo en el Consejo de Ministros extraordinario del domingo.

"No le cuenta nada, ni tampoco a los presidentes regionales del PP", se quejan desde el entorno de Casado, que públicamente acusó al líder del Ejecutivo de haberle "mentido". En Génova 13 creen que activar un mecanismo constitucional tan excepcional como lo es un estado de alarma requiere una comunicación constante y fluida con el resto de partidos. En especial, con el principal partido de la oposición. 

Y recuerdan que cuando Mariano Rajoy activó el artículo 155 en Cataluña se reunió con Sánchez en La Moncloa al menos medio docena de veces en cuestión de semanas y otras tantas con Albert Rivera, aunque no trascendieran ni la mitad de aquellos encuentros. 

Así que la advertencia de Casado es clara: o esta vez pacta con el PP algunas modificaciones al decreto de la prohibición de los despidos o no tendrá su apoyo como lo tuvo el miércoles pasado. 

Arrimadas pidió a Sánchez una reunión telemática con los líderes de todos los partidos

Del mismo modo, también Inés Arrimadas exigió este lunes al presidente que convoque una reunión telemática con los líderes del resto de formaciones para, "desde la unidad", hablar de las nuevas medidas. Y pidió que éstas sean "consensuadas con todos los partidos y los agentes sociales". 

Desde el PNV la advertencia fue aún más seria, y así llegó a La Moncloa, puesto que los nacionalistas vascos son además socios de investidura de Sánchez. Estos directamente comunicaron que no apoyarán el decreto sobre el parón de toda actividad no esencial. 

El PNV dijo haberse sentido "ignorado y desatendido", y lamentó que a partir de ahora su confianza en Sánchez se "resienta". "Un Gobierno en minoría debe saber, por mucho estado de alarma que esté en vigor, que sigue en minoría y debe tener muy presente por qué está donde está, y gracias a quién está donde está", según los de Andoni Ortuzar.

Que es, a fin de cuentas, parecido a lo que el miércoles pasado Casado le recordó al socialista desde la tribuna del Congreso: "Es usted el presidente del Gobierno investido con menos votos y escaños de su grupo parlamentario en toda nuestra historia. Sin embargo, es el que más poder ha recibido de la oposición".  

Vox esperará a pronunciarse este martes a través de su presidente, Santiago Abascal, que comparecerá a media mañana. No obstante desde el partido verde ya deslizan que ellos tampoco están nada satisfechos con la actitud de Sánchez ni con los últimos decretos. 

Comenta esta noticia