26 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Losantos vuelve a la cosa rosa y remata a Enrique Ponce con una "braga naútica"

Enrique Ponce y Ana Soria.

Enrique Ponce y Ana Soria.

Vuelve el nuevo curso y con él alguna de las tertulias "presenciales" sobre el mundo del corazón, como la del siempre políticamente incorrecto periodista, que tiene su visión del asunto.

Volvió la Crónica Rosa en formato presencial a Es La Mañana de Federico Jiménez Losantos, tal como celebró Alaska en su Instagram, y volvieron los curiosos análisis del locutor de es.Radio sobre la actualidad del mundo del corazón.

 

Junto a Isabel González, Beatriz Cortázar y Carmen Jara, Alaska y Losantos analizaron, cómo no, el comunicado de Enrique Ponce tratando de alejar toda polémica sobre su ex, Paloma Cuevas, después de semanas y semanas copando la atención por su romance con Ana Soria.

Isabel González cree que el comunicado parece realmente instigado por la propia Paloma Cuevas "para dejarla bien y que no quede de mantenida".

No podía faltar la opinión de Losantos sobre la ruptura del verano: "Paloma Cuevas sabía perfectamente cómo es la vida de un torero, y la de su padre Victoriano Valencia seguro que era más aventurera todavía por la época en que vivió. La vida era entonces así. Paloma sabía perfectamente dónde se metía con Enrique Ponce".

En cuanto a Beatriz Cortázar apuntó que "no es que Paloma piense que la relación se pueda solucionar, la ruptura estaba hablada. Pero el confinamiento llegó" y por eso fue más sorprendente la ruptura posterior, porque lo pasaron juntos, si bien "es verdad que él, al tener ganadería y su profesión, no estaba confinado como la gente que trabaja en una oficina. Estaba viviendo en la finca y con permiso sanitario para salir".

En cualquier caso, "él ha sido un padre ausente, y lo que quiere es justificar el argumento de Cuevas de que la carrera de Ponce ha sido el motivo por el que este matrimonio finalmente ha terminado así".

Según la periodista, "él siempre decía que cuando se retirase tendría a sus hijos, pero los hijos llegaron y él no se retiró. Y les costó mucho tenerlos. Eso es un poco lo que dicen que ha pasado factura. Y si él no se retiró porque económicamente ha tenido que seguir toreando".

Por su parte, Losantos añadió que "Ponce se ha cuidado mucho, ha tenido suerte con las cornadas y las lesiones… y es delgado, que así te pilla menos el toro. Pero todos sabían a lo que iban, 30 años juntos. En ese tiempo no me digas que no sabe una pareja a lo que está. Lo que pasa es que la vida es lo que es y aparece una jovencita que es como una diosa, te vuelves tarumba, y te vuelve loco perdido y empiezas a hacer mamarrachadas. Enrique Ponce no se ha puesto una braga náutica de milagro", concluyó con ironía, recalcando que la actitud exhibicionista de uno y otro en redes contrasta mucho con las solicitudes de discreción que ahora hacen a la prensa.

Comenta esta noticia