13 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Monedero resucita el plagio de la tesis de Sánchez con un misil a su Universidad

El fundador de Podemos rescata el mayor escándalo de Sánchez relacionándolo con el plagio y la dimisión de un alto cargo de la Comunidad de Madrid.

La tesis de Pedro Sánchez resucita. Y no solo por el empeño de ABC o ESdiario en evitar que se imponga el olvido sobre uno de los fraudes universitarios más escandalosos en décadas. También la política ha refrescado la memoria de la ciudadanía, pero no desde el PP o Ciudadanos, sorprendentemente pacientes en este caso, sino desde el más inesperado.

Porque ha sido el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, el que ha recuperado el caso del líder del PSOE aprovechando la dimisión de un cargo medio del PP en la Comunidad de Madrid, precisamente por hacer lo mismo que Sánchez: ella plagió hace años su tesis doctora en la misma Universidad privada que el presidente en funciones. Y por las mismas fechas.

 

Monedero no ha dudado en atacar a su ahora rival mezclado la dimisión de la ya antigua Directora General de Educación Concertada de la Comunidad de Madrid, Concepción Canoyra, por hacer un insólito cortapega en un trabajo de apenas 113 páginas con el que logró doctorarse en la institución privada.

El padre de Podemos lo ha hecho con un mensaje sutil, como de refilón, pero con una tremenda carga de profundidad que demuestra la tensión con el PSOE. "Bien que Canoyra, la responsable de la educación concertada de la Comunidad de Madrid, dimita por prevaricación educativa al plagiar su tesis de ¿113 páginas? en la Universidad Camilo José Cela (la de la tesis de Sánchez). Mi pregunta: ¿y no ha prevaricado el Tribunal?".

El interrogante, la descripción del escándalo madrileño y la inclusión del nombre del candidato socialista no es casual: se pretende volver a traer al primer plano un caso que, en realidad, se cerró en falso. Sánchez no ha sido capaz de desmentir la copia, en proporciones muy elevadas, de la tesina con la que logró el doctorado. Y, aún peor, trató de maquillar esa evidencia difundiendo desde La Moncloa las conclusiones de un informe antiplagio que jamás enseñó a la opinión pública.

Comenta esta noticia