20 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez echa de España al buque a la deriva tras presumir tanto con el Aquarius

Tras presumir con el Aquarius y acusar de xenofobia a Casado o Rivera, Sánchez da un espectáculo con un barco a la deriva para no acogerlo en España.

El pasado verano, Pedro Sánchez quiso dar una lección a toda Europa, y de paso a sus rivales políticos en España, recibiendo con honores al Aquarius y concediendo a los inmigrantes que viajaban en él los papeles necesarios. Unos días después, anunciaba solemne la concesión de la tarjeta sanitaria a todos los inmigrantes, con independencia de su estatus legal.

Y extendió la idea de que Pablo Casado y Albert Rivera, de PP y Cs, rozaban la xenofobia por poner pegas. Pero hoy todo ha cambiado, y con estrépito. Tanto como para que el mismo Gobierno haya rechazado recibir al 'Nuestra Señora del Loreto', un barco español con doce inmigrantes dentro, recogidos por el patrón para evitar que se ahogaran en el Mediterráneo.

 

 

Sánchez, reprendido por Europa con el Aquarius, no lo quiere en España y alega lo mismo que se saltó en su día: que hay unas leyes europeas que regulan el procedimiento y que se debe buscar un "puerto seguro". Primero valía Libia, de donde huyeron los polizones, y ahora se sugiere Malta.

Y es que el Gobierno ha indicado al pesquero español 'Nuestra Señora del Loreto', que lleva más de una semana a la deriva tras rescatar a una docena de personas en aguas del Mediterráneo cercanas a Libia, que ponga rumbo a Malta por ser el "puerto más seguro para desembarcarlos", según han confirmado a Europa Press fuentes de la vicepresidencia del Gobierno.

El pesquero español se encuentra a 12 millas de Malta con los once migrantes que permanecen a bordo tras un fuerte temporal que en un primer momento obligó al capitán de la embarcación, Pascual Durá, a dirigirse a España a pesar de no contar con el permiso de las autoridades.

"El Gobierno indica ahora a 'Nuestra Madre de Loreto' que ponga rumbo a Malta. Tarde, mal y sin escrúpulos", ha lamentado a través de su cuenta de Twitter el fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps.

 

"Jugando con la seguridad de las personas, 10 días sin noticias, un temporal duro, una persona evacuada en helicóptero y un alto riesgo para toda la tripulación", ha denunciado. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había pedido al patrón del 'Nuestra Madre de Loreto' que cumpliera con la legislación comunitaria e internacional y se dirigiera "al puerto seguro más próximo", según explicó el mandatario en la rueda de prensa posterior a la reunión del G20 en Buenos Aires.

El Gobierno español había estado negociando con Libia para dar una solución a la situación del pesquero, y también haciendo gestiones ante los ejecutivos de Malta e Italia, que hasta el momento se habían negado a permitir el desembarco.

"La política migratoria europea debe ser común. Todos debemos cumplir las normativa internacional y comunitaria", ha señalado el ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en un comunicado, en el que asegura que anoche avisaron al patrón del barco de que podía dirigirse a Malta.

Desde el primer momento, el Gobierno destaca que ha estado realizando gestiones para que el barco, que está en aguas internacionales, "fuese a un puerto seguro y cercano" y asegura que ha mantenido contacto "permanente" con el patrón a través de SASEMAR, los servicios de salvamento marítimo que dependen del Ministerio de Fomento.  Pero en práctica, se lo quiere sacar de encima como sea, mientras el buque a la deriva busca un puerto con desesperación.

Comenta esta noticia
Update CMP