04 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Trapero se frota las manos: la Fiscalía da un vuelco que le libra de la cárcel

De los Cobos y Trapero: un desenlace de cara y cruz.

De los Cobos y Trapero: un desenlace de cara y cruz.

Las paradojas del gobierno de Pedro Sánchez: mientras Marlaska ha purgado al coronel De los Cobos, Dolores Delgado acaba de salir al rescate del exjefe de los Mossos pese a su papel el 1-0.

Son las grandes contradicciones de la España de Pedro Sánchez: los dos mandos policiales que se enfrentaron por el referéndum ilegal del 1-O (uno para evitarlo, otro para boicotear el trabajo del primero incumpliendo la ley) han sufrido en el plazo de una semana suertes bien dispares.

Lo más paradójico es que el bueno, el coronel Diego Pérez de los Cobos, ha sido fulminado por el Gobierno. En cambio, el segundo, el exmayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, ha recibido el auxilio más que oportuno de la Fiscalía General del Estado.

Y es que la desescalada le ha llegado también a Trapero en la recta final de su juicio en la Audiencia Nacional en el que está acusado de rebelión por su papel en el procés. Sin embargo, este lunes, cuando se ha reanudado la vista suspendida por la pandemia del coronavirus, la Fiscalía ha dado un vuelco a sus peticiones iniciales y le ha regalado al acusado un auténtico balón de oxígeno.

Los fiscales del caso, Miguel Ángel Carballo y Pedro Rubira, han rebajado la acusación pública contra Trapero del delito inicial de rebelión a uno de sedición por el que pide una condena de 10 años de prisión. Incluso, el Ministerio Público plantea como alternativa una condena por desobediencia, delito que conlleva penas de multa e inhabilitación, pero no de cárcel.

De esta forma, si el tribunal asume la tesis de la Fiscalía, el exjefe de los Mossos no pisará -no lo ha hecho hasta ahora- la cárcel. Según fuentes fiscales, la inclusión de la pena alternativa proponiendo la opción del delito de desobediencia ha sido adoptada de mutuo acuerdo por la  fiscal general, Dolores Delgado y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso.

 

Trapero, en el banquillo de la Audiencia Nacional durante el juicio por su papel en el procés.

 

El departamento que dirige ahora la exministra de Justicia ha asumido así el criterio marcado en la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a los líderes independentistas por sedición el otoño pasado. Pero desoye el criterio expuesto por los cuatro fiscales de aquel juicio que siguen defendiendo que los políticos y la trama policial liderada por Trapero cometieron un delito de rebelión, además de los de sedición y malversación de caudales públicos.

Vox ve la mano de Sánchez

Quien más duro se ha mostrado por el cambio de criterio de la Fiscalía ha sido Vox. El partido de Santiago Abascal considera que el Gobierno está detrás de la decisión y acusa a Pedro Sánchez de buscar "aligerar el peso criminal" de un "traidor a España", mientras cesa a un "hombre de honor", como Diego Pérez de los Cobos.

El portavoz nacional de Vox, Jorge Buxadé, ha recordado que fue el propio Sánchez quien dejó claro que la Fiscalía depende del Gobierno.

Buxadé ha sacado a colación aquellas declaraciones de Sánchez al ser preguntado sobre el hecho de que el Ministerio Público haya pasado de acusar a Trapero del delito inicial de rebelión a uno de sedición. El portavoz de Vox cree que, en esta ocasión, Sánchez ha dado instrucciones al Ministerio Público por petición de sus "socios separatistas antiespañoles".

 

M.B
Comenta esta noticia