22 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El drama de Luis Alfonso de Borbón, el sobrino al que don Juan Carlos ninguneó

Luis Alfonso, una vida marcada por la tragedia

Luis Alfonso, una vida marcada por la tragedia

La vida ha golpeado con dureza al hijo de Carmen Martínez-Bordiú y Alfonso de Borbón. Era un niño cuando la tragedia le golpeó. El rey emérito le hizo pagar los platos rotos por su padre.



A Luis Alfonso de Borbón no le gusta hablar de las historias trágicas que han marcado su vida. Nunca ha querido dar pena. Todo lo contrario, siempre ha deseado ser uno más. Ojalá pudiera pasar desapercibido. Le encantaría. Sin embargo, la Historia le persigue por sus orígenes familiares. Sus padres, Carmen Martínez-Bordiú y Alfonso de Borbón, ahí es nada.

La vida de Luis Alfonso cambió tras la separación de sus padres. Carmen se enamoró de Jean Marie Rossie y se fue a París. No pudo llevarse a sus hijos con ella porque la ley de entonces lo impedía. Empezó una época muy dura para la familia que quienes más sufrieron fueron los dos hijos del matrimonio, Fran y Luis Alfonso.

Mientras Carmen vivía en París con Jean Marie, Alfonso de borbón y sus hijos continuaron en Madrid. Estuvieron muy arropados por la familia Franco, dado que el marqués de Villaverde era amigo de Alfonso y se puso de su lado cuando su hija le abandonó. Intentaban hacer su vida cuando la tragedia les golpeó.

Un accidente de coche marcó trágicamente a Luis Alfonso. En él perdió la vida su hermano Fran y su padre se vio seriamente afectado. Carmen se desplazó al hospital para ver a sus hijos. Llevada por el dolor, acudió al juez para pedir la custodia de Luis Alfonso. Aquello levantó ampollas entre la sociedad de la época.

Aunque rotos por la pérdida de Fran, su padre y su hermano lucharon para salir adelante. Alfonso de Borbón se volcó en su único hijo para que lo sucedido no le impidiera continuar con su vida. El deporte fue un gran aliado en aquellos días. También la familia y su grupo de amigos. Carmen Martínez-Bordiú seguía su evolución desde Paris, dado que Luis dijo ante el juez que quería seguir viviendo con su padre.

Cuando su hermano falleció, Luis Alfonso tenía nueve años. Cinco más tarde la tragedia volvería a su vida. Su padre falleció mientras esquiaba en Colorado junto a Tony Sailer, su esposa y Ken Read. Un fino cable de acero segó el cuello del duque de Cádiz y cayó al suelo. A partir de aquí, lo sucedido se envuelve en un manto de misterio. Los servicios médicos tardaron mucho en llegar y  otro tanto en trasladar al herido al hospital. Años más tarde se habló de que alguien había escuchado una conversación telefónica donde se decía que Alfonso era un personaje incómodo y que había que quitarle de en medio.

Tras el fallecimiento de su padre, Luis Alfonso accedió a irse con su madre a París. Aquello no cuajó. Dicen que no se entendió con Jean Marie Rossi y decidió regresar a Madrid. Se instaló en casa de su abuela materna. Su madre le visitaba con asiduidad. Fue gracias a Jaime Martínez-Bordiú que el vínculo con su progenitora se recompuso. El pequeño de los Franco le explicó a su sobrino algunos aspectos del matrimonio de sus padres que le hicieron entender el proceder de Carmen.

Luis Alfonso se casó con Margarita Vargas en una boda celebrada en Santo Domingo a la que acudió la élite de aquí y de allá. El enlace fue ampliamente divulgado en los medios. El novio cursó invitaciones a la Casa Real. Sin embargo, el hecho de que en las mismas se presentara como Alteza Real y duque de Anjou hizo que el rey emérito se enfadara y prohibiera que ningún miembro de la familia acudiera al utilizar su sobrino un título y un tratamiento que creía no le correspondían.

Tiempo después, la reina Sofía telefoneó a Carmen para saber cómo había ido el enlace y conocer qué tal se encontraban los novios. Fue una conversación tensa donde la nieta de Franco estuvo fría y no ocultó su malestar por el desaire que le habían hecho a su hijo. Y así quedaron las cosas hasta que este verano, don Juan Carlos coincidió con Luis Alfonso y estuvo de lo más afectuoso con él enterrando el hacha de guerra que había sostenido durante años.

Luis Alfonso es uno de los miembros de la familia que más ha sufrido con la muerte de Carmen Franco. Estaba muy unido a ella por los años que vivió en Hermanos Becquer. La consideraba una segunda madre. Así la homenajeó tras su fallecimiento en Instagram: “Querida Man, siempre serás mi súper abuela, mi segunda madre, uno de mis pilares y mi ejemplo a seguir”.

En estos días,  Luis Alfonso también ha querido recordar a su padre cuando se cumplen veintinueve años de su muerte. Alfonso de Borbón sigue muy presente en su corazón y es uno de los faros que ilumina su camino. Le gustaría contarle muchas cosas y que pudiera disfrutar junto a él de las cosas buenas que tiene la vida. Sin embargo…

Comenta esta noticia
Update CMP