La estrategia de Cantó: entre el centro de Arrimadas y las exhibiciones de Putin

Cantó,

Cantó,

El síndic de Ciudadanos ha iniciado la temporada pegando fuerte y demostrando, con varias actuaciones, su capacidad televisiva para transmitir su mensaje

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, ha dado un nuevo golpe de efecto en este mes de septiembre de intenso relanzamiento de su figura. Se ha enfundado unos guantes de boxeo en un gimnasio de Valencia, conocido por su nivel top y dirigido por una persona cercana al partido, y ha reivindicado  desgravaciones fiscales para las cuotas de inscripción en instalaciones deportivas.

También, a modo de gancho verbal, ha pedido al Consell más inversión en campañas para concienciar sobre la importancia del ejercicio físico y de la lucha contra la obesidad. Lo ha hecho en el ring en el que se siente más cómodo, el del espectáculo.

La estela del presidente ruso

Y desde él ha comenzado la temporada, apuntalando un rol de político-deportista que tan buenos resultados ha dado a mandatarios del renombre del presidente ruso Vladimir Putin, una de cuyas imágenes icónicas es la que está ataviado con un kimono doblando el espinazo de un rival. Sin olvidar aquella en la que se sumerge, a pecho descubierto, en un lago helado. Siempre persiguiendo transmitir vigor y fortaleza.

Cantó, también en bañador, intervino en un rescate playero en los estertores de la temporada alta estival. No queda claro si fue protagonista -a tenor de los mensajes lanzados por las rescatadas, su papel resultó clave- o participante secundario (lo importante consiste en que las afectadas están sanas y salvas). Sea como fuere, improvisó una rápida actuación de socorrista que conllevó  entrevistas en medios de alcance nacional.

Apenas unas semanas después sustituye el kimono de Putin por unos más contundentes guantes de boxeo con el fin de darle mayor realce y singularidad a la reivindicación de ayudar a gimnasios con desgravaciones y fomentar el deporte en la sociedad valenciana.

 El análisis del experto en boxeo sobre la pose de Cantó

Quizás no se desenvuelve de la forma más adecuada. Leopoldo Bonías, ex presidente de la Federació de Boxeig de la Comunitat Valenciana, detalla para EsdiarioCV, observando el porte del político en la imagen que acompaña este artículo, que "está en guardia, con la izquierda por delante y la mano poderosa, la derecha, recogida. No está golpeando ni tampoco esquivando. A partir de esa posición de en guardia tiene que empezar a "andar", a ballestear el tronco, a lanzar golpes". En este análisis, advierte de que se trata de "una guardia poco ortodoxa. Debe estar empezando. Mantiene los codos muy abiertos, muy frontal, ...". Eso sí, Bonías matiza que Cantó no "lleva guantes, sino guantillas, como las que se utilizan para MMA (valetudo)".

Por cierto, un tema, el de la práctica deportiva, que a los actuales mandatarios, tanto autonómicos como municipales de Valencia, parece darles auténtica pereza impulsar. ¿Será porque hay que sudar? Salvo que contemos el ciclismo urbano como deporte.

La cotización política de Cantó se ha revalorizado mediáticamente en un mes de septiembre en el que su partido, con diez diputados y con Inés Arrimadas al frente, se está convirtiendo en un actor de primera magnitud en el contexto nacional, con una capacidad como intermediario muy superior a la lograda con 57 parlamentarios nacionales y Albert Rivera en la presidencia. Para ello le ha bastado con retornar al centro y negociar con un PSOE que gobierna y que necesita apoyos, tanto como algunos colegios más aulas para desdoblar a su alumnado.

Cantó, entre actuación de socorro y demostración deportiva, ha sabido seguir la estela de Arrimadas y se ha acercado al PSPV

Y en este escenario, Cantó, entre actuación de socorro y demostración deportiva, ha sabido seguir la estela de Arrimadas y se ha acercado, siempre de la mano del ladino Manolo Mata, síndic del PSOE-PSPV, al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que nunca desmerece unas dosis de cariño. Atrás quedaron los tiempo en que el portavoz  de Ciudadanos repetía ese cansino mantra del PSC valenciano que no calaba en la opinión pública.

Por cierto, escribiendo sobre el pasado reciente, no se puede olvidar a un renacido predecesor de Cantó como síndic de Ciudadanos y desde hace años archienemigo del actor, Alexis Marí, (siempre dispuesto a atizarle con un tuit) que ahora prodiga sus agudas opiniones como tertuliano en la televisión pública.

Alumno aventajado de la teoría de Thatcher

Margaret Thatcher, la ochentera premier británica, afirmaba que "vivimos en la era de la televisión. Una sola toma de una enfermera bonita ayudando a un viejo a salir de una sala dice más que todas las estadísticas sanitarias". Y quién mejor que un reputado actor televisivo para comprender esa lección. Cantó ha pasado, en esta nueva temporada, de lanzar mensajes repetitivos sin mayor eco y orquestar reuniones para animar a la afiliación y reivindicar su peso en el partido, a llevar a cabo a la máxima expresión lo que mejor sabe: posar delante de una cámara.

Primero, en una foto con tres jóvenes en cuyo rescate intervino y que hace rememorar al musculoso David Hasselhoff de la serie Los vigilantes de la playa; y este viernes, con poses de boxeador que recuerdan al estadounidense Perner Whitaker o al más castizo Poli Díaz.

¡Qué mejor que una imagen deportiva de alguien conocido para reivindicar el deporte! Como bien decía Thatcher, más efectiva que una estadística y, desde luego y de cara a la opinión pública, más cercana que una decena de proposiciones de ley, decretos y demás trámites políticoadministrativos.

El comité ejecutivo

Y una forma directa de que en Madrid/Barcelona quede claro cuál es el rostro visible de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana. Sobre todo en unos días en que el Comité Ejecutivo Nacional termina de configurar su filial valenciana y habrá, por fin, una dirección del partido en el ámbito autonómico, en la que Cantó aspira a ejercer de portavoz y coordinador. Con Albert Rivera no hubiera tenido problema para lograrlo. Con Inés Arrimadas la situación ha cambiado.

Todo ello en la víspera del debate sobre el estado de la Comunidad Valenciana, en el que Ciudadanos, por medio de su síndic, puede visualizar más si cabe ese acercamiento al PSPV y anticipar un apoyo explícito o tácito -una abstención- a los próximos presupuestos. Lo cual, si se produjera, tendría el deseado -por Cantó- efecto secundario de inflamar el Botànic por la oposición de Compromís y Unides Podemos a sellar cualquier pacto con Ciudadanos. 

 

Seguro que su reciente fichaje, Antonio Salvador, del que informó EsdiarioCV, puede ayudar con el guion. De hecho, se está empapando a fondo en pocos días del ambiente del grupo parlamentario en el que, por cierto, el síndic deberá de demostrar más dotes de negociador o pacificador que de actor para conseguir fundirlo en torno a su figura y no limitarse a los incondicionales Fernando Llopis y Rut Merino, al apoyo de Emigdio Tormo o a la valorada capacidad de trabajo de Carlos Gracia.

Mientras, el espectáculo continúa. Por cierto, Putin también se prodiga en fotos en estadios de fútbol, demostrando habilidad para el control del balón. Quizás una imagen de Cantó en Mestalla haciendo una ´chilena´ ayudaría a convencer a Anil Murthy, o mejor, a Peter Lim, de relanzar verdaderamente el Valencia CF o de marcharse por donde vinieron antes de rematarlo.

 

 

 

Comenta esta noticia