07 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Veinte etarras se frotan las manos por el gol que Europa le va a colar a Sánchez

Pedro Sánchez, en Bruselas junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Pedro Sánchez, en Bruselas junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Las víctimas se llevan las manos a la cabeza y exigen a Delgado y Borrell "pedagogía diplomática". Pakito, Txelis o Josu de Mondragón saldrán de la cárcel gracias a Estrasburgo.

Las asociaciones de víctimas del terrorismo han activado todas las alertas. Y, a la desesperada, exigen al Gobierno de Pedro Sánchez "pedagogía diplomática" de última hora para evitar que Europa le cuele a España un nuevo gol judicial de consecuencias imprevisibles.

Un gol este que se avecina, de difícil digestión. Porque se trata de la excarcelación inminente de algunos de los más sanguinarios dirigentes de ETA, aquellos que ordenaron centenares de asesinatos en los años de plomo de la banda terrorista.

Nombres como los de Francisco Mújica Garmendia Pakito; Joseba Arregui Erostarbe Fiti; Iñaki Bilbao, Josu Arkauz Arana Josu de Mondragón, Santiago Arróspide Santi Potros, o Jesús María Altable Txuma. Y así hasta 21 miembros de los comandos más siniestros de la historia de la banda asesina.

Si el Gobierno -a través de las alegaciones del Ministerio de Justicia y de la ofensiva diplomática de última hora del de Exteriores- no lo impide, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, ultima una sentencia demoledora para las víctimas y para su triple reivindicación de memoria, dignidad y justicia.

Las consecuencias de esta sentencia, que se conocerá  previsiblemente en noviembre, además de abrir las puertas de sus celdas a esa veintena de etarras -los considerados históricos- rebajará notablemente las condenas de otros casi 50, al revisar el tiempo de estancia en las cárceles de Francia. En concreto, según las primeras estimaciones de los colectivos de víctimas, los etarras se verán beneficiados al restárseles más de 560 años de sus condenas.

 

.

Dos de los magistrados del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo.

 

En el fondo del asunto está en la homogeneización de las penas en los países de la Unión Europea derivada de una directiva comunitaria. Sin embargo, durante su tramitación parlamentaria en España, el PP introdujo una cláusula para evitar la aplicación de esta directiva a las sentencias anteriores a agosto de 2015. De esta forma, quedaban a salvo la inmensa mayoría de las condenas que la justicia española impuso a los etarras.

Si Estrasburgo -como parece viendo sus antecedentes con la doctrina Parot- falla de nuevo contra España y a favor de los etarras, entre los beneficiados por una importante reducción de sus condenas se encuentras algunos de los pistoleros más temidos, como Alberto López de Lacalle Mobutu y Juan Carlos Iglesias Chouzas Gadafi.

Algunas de las asociaciones de víctimas, consultadas por ESdiario, temen además al "estrecho margen de maniobra" del Gobierno socialista, debido a su dependencia de los diputados de Bildu y PNV, que defienden este sistema de conteo de las penas por los cientos de asesinatos cometidos en las décadas de los 80 y 90.

Comenta esta noticia
Update CMP