21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Navegas protegido en la red?

La imparable tendencia a hacer pública nuestra vida en internet, especialmente en redes sociales, abre la puerta a diversos ataques informáticos que pueden hacernos perder más que dinero.

Cada vez es más el contenido que compartimos en las redes con nuestros amigos y no tan amigos. Nos gusta presumir de las situaciones que disfrutamos, y compartimos nuestra localización y compañía. Pero, ¿es seguro lo que compartimos en internet?

¿Estamos seguros de que compartimos solo con las personas que nosotros queremos, o alguien más puede acceder a nuestro contenido?

Es importante conocer las políticas de privacidad de los sitios en los que compartimos nuestros datos personales, y más aún en aquellos en los que compartimos nuestra tarjeta de crédito, ya que los ataques informáticos están a la orden del día y cada vez son más aquellos enfocados a personas anónimas.

Redes sociales

Las redes sociales se han convertido en todo un fenómeno en nuestra sociedad. La mayor parte de la gente tiene mínimo una red social, aunque la gran mayoría cuenta con dos e incluso tres redes sociales distintas. En estas comparten toda su vida, en donde se encuentran en cada momento, con aplicaciones como Foursquare, enseñan lo que están haciendo con aplicaciones como Instagram, o sencillamente comparten su ánimo del momento o pensamientos a través de Twitter.

Esto puede resultar peligroso, ya que compartimos información de nuestra localización con cualquiera que pueda verlo. Pero más peligroso aún resulta cuando los ladrones comprueban que no estamos en casa, o peor aún que sí lo estamos y nos encontramos solos.

Es muy importante verificar las políticas de privacidad de cada red social en la que participemos y evitar compartir información delicada. Aquí puedes encontrar los ejemplos de políticas de privacidad existentes en la red.

Compras en internet

Otro de los puntos en los que hay que ser cuidadosos con la información que compartimos y en donde, es en las compras que realizamos a través de internet. Está claro que podemos comprar en cualquier sitio que se nos antoje, pero debemos comprobar la privacidad que ofrece este sitio y sus medios de pago.

Si no confiamos mucho en el sitio en el que estamos comprando, deberíamos intentar pagar con plataformas seguras, como puede ser paypal, o con criptomonedas, como puede ser bitcoin. De esta forma nos aseguramos que la única información que compartimos con el vendedor es una cuenta de correo electrónico.

Otro de los lugares en los que solemos dejar los datos de nuestra tarjeta son los lugares de juego online, una tendencia que también se está demostrando imparable en los últimos años. Debemos buscar lugares seguros como redbet casino online donde estamos seguros que nuestros datos van a ser tratados con confidencialidad y que ningún tercero podrá acceder a ellos sin nuestro consentimiento.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia