19 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos monta el numerito en el Congreso y tapa un día pésimo para su líder

Iglesias llevaba todo el día esperando su momento, el de ser elevado a los altares de Twitter, y lo consiguió en los últimos coletazos del debate. Su grupo se levantó y se fue.



Y a las siete de la tarde, Pablo Iglesias lo consiguió. De nuevo volvió a brillar con luz propia, a ser elevado a los altares de Twitter.

Después de haber sido vapuleado por Mariano Rajoy en su duelo parlamentario y de recibir la primera derrota en la pugna de Podemos Madrid (la candidatura que apoya perdió la votación sobre los programas), al líder de Podemos le vino Dios a ver cuando Ana Pastor le negó el derecho a réplica tras la intervención del portavoz del PP, Rafael Hernando.

Este último acusó en la tribuna a la formación morada de financiarse con dinero del régimen venezolano, en respuesta a lo que había afirmado horas antes Iglesias: que hay más delincuentes en potencia en el hemiciclo que fuera, refiriéndose al Rodea el Congreso convocado el sábado.

En ese momento al líder de Podemos se le iluminaron los ojos, ya tenía lo que llevaba buscando todo el día. Al término de la intervención de Hernando pidió la palabra a la presidenta de la Cámara por alusiones, en concreto por esta frase: "Ha usado el nombre de España para ponerse al servicio de dictadores".

Ana Pastor le dio a Rafael Hernando la posibilidad de eliminar dicha afirmación del diario de sesiones, pero en vez de eso el portavoz popular se levantó de su escaño y reiteró: "Señoría, seis millones de dólares".

Iglesias esperaba que en ese momento Pastor le dejara hablar. Sin embargo ésta rechazó su petición y dio la palabra a Mariano Rajoy. Los diputados de Podemos empezaron a protestar. En ese momento Iglesias se puso de pie para abandonar el hemiciclo y todos sus diputados le siguieron, obedientes.

En el patio esperaba a los diputados de Podemos una nube de periodistas.

Comenta esta noticia
Update CMP