24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las cuatro "rendiciones" de Pedro Sánchez que han envalentonado a Otegi

El brindis de la líder vasca del PSOE que legitimó a Otegi. Mendía, junto a Martínez (Podemos) y Ortuzar (PNV).

El brindis de la líder vasca del PSOE que legitimó a Otegi. Mendía, junto a Martínez (Podemos) y Ortuzar (PNV).

Los proetarras sacan pecho como nunca en vísperas del 28-A al verse como un socio "preferente" del PSOE. Pero en los diez últimos meses desde La Moncloa les han llegado buenas noticias.

Lo explicaba bien gráficamente esta semana Marian Beitialarrangoitia, portavoz de Bildu en el Congreso de los Diputados. "Tengo el teléfono lleno de llamadas del PSOE", venía a decir la mujer fuerte de Arnaldo Otegi en el Parlamento.

Y es que los socialistas -desde Adriana Lastra en Madrid a Idoia Mendía en Vitoria- han mendigado hasta el último minuto el voto de los proetarras a los decretos de Sánchez, como finalmente ocurrió este miércoles en la Diputación Permanente.

Y Otegi no ha dejado de sacar pecho en las últimas semanas en su papel de socio decisivo del presidente del Gobierno y candidato. "Va en la buena dirección", solemnizó el martes en una comparecencia ante los periodistas.

Y es que el exlíder de Batasuna, condenado por pertenencia a ETA, se ve fuerte. Gracias al gobierno socialista. Gracias a Sánchez y a su ministra de Justicia, Dolores Delgado, el exetarra va camino de ser candidato a lendakari en las próximas elecciones vasca.

La Corte de Estrasburgo dio un varapalo a España hace unos meses, dejó sin efecto la condena a inhabilitación para cargo público que le impuso la Audiencia Nacional y le exoneró del caso Bateragune. Lo más sorprendente, La Moncloa no dio instrucciones a la Abogacía del Estado para que recurriera la discutible resolución del tribunal europeo. El gesto de mayor envergadura a Otegi y Bildu.

 Sin embargo, la primera de las cesiones del PSOE a la izquierda abertzale llegó cuando Sánchez apenas llevaba dos meses en La Moncloa. Lo anunció su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. En el minuto uno de la administración socialista hubo acercamiento de presos de ETA, excarcelaciones de varios de sus reclusos y oleada de concesiones de segundos grados. La gran reivindicación de Otegi tras su sí a la moción de censura.

 

 

La fotografía de la ignominia: Mendía (PSOE) brinda sonriente con Otegi.

 

Todo iba bien en privado. Pero Otegi quería más: una rehabilitación de su imagen, una limpieza de su oscuro expediente y su homologación como líder político. Todo se lo regaló la líder del PSOE en el País Vasco, Idoia Mendía, en una foto en Navidad.

Un brindis inapropiado, extempóraneo e ignominioso para miles de víctimas de ETA. Sánchez no enmendó a su dirigente ni dijo ni mú, pese a algunas deserciones de socialistas históricos.

La cuarta rendición ha llegado este jueves, cuando el PSE ha votado junto al PNV una vieja exigencia del nacionalismo vasco: la Ley de Abusos Policiales. A Bildu, claro, le parecía poco y se ha abstenido en un bochornoso pleno que recuerda a muchos socialistas las compañías que frecuenta su actual líder.

Todo con la vista en la noche del 28-A. Otegi quiere hacer valer sus poder. Las encuestas le son favorables y le dan tres diputados en el Congreso, uno más que los que tiene ahora.

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP