04 de agosto de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los rumores sobre su mujer obligan a Joaquín Prat a salir a la palestra pública

Normalmente son ellos los que dan las noticias sobre la vida privada de otros personajes famosos y celebrities varias... pero hay veces que la tortilla se da vuelta para los presentadores.

Ana Rosa Quintana y Joaquín Prat hacen balance tras despedir la temporada más vista en nueve años de El Programa de Ana Rosa de Telecinco. Agradecidos con el gran equipo de profesionales que les rodean, ambos presentadores reconocieron que tienen ganas de irse de vacaciones y es que a lo largo de la temporada pasan poco tiempo con sus hijos. La mano derecha de la presentadora también se despide del espacio que presenta junto a ella con una sonrisa de oreja a oreja tras hacer una audiencia histórica. 

Joaquín Prat asegura que los rumores de crisis con su mujer no debilitaron la relación y aunque confiesa que a su mujer no le hizo mucha gracia y por ellos tuvo que posar en un photocall: "Lo entiendes cuando eres un personaje público, yo es que ni me cabreo, a Yolanda no le hizo mucha gracia, además tuvimos que hacer desmentidos. En esa ocasión Yolanda se puso en un photocall adrede, pero no hace falta decir nada". 



El presentador asegura que las vacaciones que tendrá este verano serán pasar el mayor tiempo con sus hijos después de acabar las horas de directo: "Hago mucho deporte e intento pasar todo el tiempo posible con los niños, tengo uno de cuatro años y estoy con ellos y sus amigos en la piscina. El pequeño Joaquín es un pequeño demonio y muchos días me voy a dormir a la misma hora que él". 

La pareja tiene claro que ahora no está en sus planes incrementar la familia: "No, no cabemos en casa, en el coche. A mí lo que me hace ser cada vez mejor persona es ver crecer a mis hijos".

La honestidad y la normalidad es lo que les convierte en líderes cada mañana según Joaquín Prat aunque también desvela que él no tiene los problemas que puede tener una persona que cobra 1.000 euros al mes: "Es cierto que no tengo los problemas que tiene una persona que cobra 1.000 euros, porque no es cierto afortunadamente, pero sí puedo empatizar con ellos".

Comenta esta noticia