18 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los vecinos de Iglesias, indignados con su búnker: “La seguridad es para ellos"

Cámaras de vigilancia, una puerta blindada y presencia de policías custodian las 24 horas el chalet del líder podemita y su familia en Galapagar.

El ‘búnker’ en que han convertido Pablo Iglesias e Irene Montero su chalet de Galapagar empieza a pasarle factura entre el vecindario, que ve cómo toda la seguridad de la zona se concentra en la casa familiar de la pareja podemita.

Según una información de la COPE, el aspecto ‘blindado’ del chalet de los Iglesias-Montero es fácilmente perceptible en la urbanización próxima al citado municipio madrileño. Desde los aledaños se pueden observar varias cámaras de seguridad, que crean un importante sistema interno de vigilancia. Numerosas pegatinas de la empresa encarga de la seguridad se pueden observar en el buzón y también en la parte de acceso con vehículo. Esta entrada cuenta con una importante puerta blindada con un coste que supera los 6.000 euros.

Uno de los vecinos consultados por la COPE explica que el barrio ha cambiado mucho desde la llegada del líder de Podemos, pero solamente para él: “Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local están a su servicio, yo sufrí un robo hace un tiempo y solo vinieron para tomarme declaración, no he vuelto a saber nada. Toda la seguridad de la zona está a su servicio”.

Por otro lado, la nueva vivienda de la pareja Iglesias-Montero cuenta con un servicio de seguridad estático, camuflado, situado en las proximidades de la propiedad. Un sistema de seguridad privada que vela por que no se produzca ningún tipo de altercado que afecte a la vivienda o a los propietarios.

'Gentileza' del ministro Marlaska

El número de escoltas, y más el de seguridad estática, se ha reducido de manera radical en los últimos tiempos, especialmente tras el cese de la violencia de ETA y su desaparición definitiva. Una norma establece que una serie de cargos, como miembros del gobierno, jefe de la oposición o ex presidentes del gobierno, entre otros, dispongan de ese dispositivo. A otros se les concede, previa solicitud, si un análisis de riesgo concluye que hay una amenaza real sobre esa persona. Así, por ejemplo, políticos como Albert Rivera, también disponen de esa cobertura de seguridad, especialmente a raíz de los problemas en Cataluña.

La preocupación por la seguridad de Pablo Iglesias comenzó a cundir tras la Asamblea de Podemos celebrada en Zaragoza el 24 de septiembre de 2017. Varios cientos de personas increparon y agredieron desde la calle a los reunidos, necesitando éstos, con Iglesias a la cabeza, ser escoltados para poder abandonar el pabellón Siglo XXI de la capital maña.

Ahí se comenzó a pedir de manera insistente más pedidas de protección al Ministerio del Interior. El ministro Marlaska ha decidido acceder a la peticion de Podemos por el acoso, amenazas y exposición pública del líder de la formación morada. 

 

Comenta esta noticia