29 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Amiga Mari Paz, querida Paz Padilla

Paz Padilla

Paz Padilla

Paz Padilla ha sufrido un duro golpe tras perder a su marido y está arropada por su familia y amigos. Un fallecimiento que se produce cinco meses después de la pérdida de su madre.

 

 

Amiga Mari Paz, este domingo a las 8:38 me helaste el corazón donde habita tu amistad. Sabía que algo me tenías que decir desde hacía unos días atrás. Jamás pensé que podía ser esta noticia. Tras unos minutos sin saber qué hacer o cómo dirigirme tras comunicarme tu nueva vida, pensé sin ambages que una vez más nos ibas a dar una lección de vida y del más allá. Y así ha sido y está siendo.

El martes 7 de julio en el plató de Sálvame me mirabas y te miraba. Sabía que algo sucedía pero jamás pude pensar que podías atravesar esta situación desde hace un año. O si lo sabía, no me paré en la información quería que tu fueras tú  quien diera la noticia. Antes de finalizar el programa SÁLVAME me dijiste -tengo que hablar contigo-. Llegué a casa pensando en qué sería. Te llamé pero no era el momento.

Este pasado miércoles me enviaste un mensaje precioso. Ahora aún más bello y grande. Tan hermoso que lo guardaré siempre en un cajón sellado de lo que tú me has dado siempre, complicidad y verdad. Desde ayer no dejo de leerlo y quizás te tenga que pedir perdón porque no lo supe interpretar. Te lo aseguro. Te lo prometo o te lo juro -como gustes-.  Ahora quizás sea muy fácil entenderlo pero la pasada semana mi cabeza estaba muy lejos de lo que podía suceder. Y mira que tú has sido, eres y serás mientras que tú quieras la persona que me seguirá enseñando esa máxima que con tanta frecuencia ejecutas en tu existencia. "La vida es aquello que sucede mientras estabas esperando otra cosa".

Hace tan sólo unos días -aquel 7 de julio- hablábamos de la muerte. De lo que sucederá después. De un entierro. Del cementerio. Qué envidia me diste. Qué fuerte eres y valiente lo realizas. De ti puedo decir mil cosas que se traducen en dos palabras: TE QUIERO. De tu último compañero de viaje, el más importante, el amor de tu vida, el hombre que te hizo feliz hasta el final puedo corroborar que era y será tu media naranja.

Mi última imagen de Antonio tuvo lugar el 22 de junio de 2019 antes de acudir a la boda de Belén Esteban. Aquella tarde hizo un gran papel en su vida. Fue el fotógrafo de la persona a la que más ha querido. Allí Antonio fotografía a su amiga, a su compañera, a su amor y a su todo. El brillo de ojos de los dos confirmaba la verdad de la pareja. Con esa imagen me quedo. Aquella tarde le dije a Antonio, te tengo que mandar un trabajo de Derecho Civil que con tanta pasión hablas. Si no te llegó, te lo llevaré algún día. Espérame en el balcón del cielo. No sé dónde ni adónde pero lo haré. Ya lo tengo en esa carpeta de cosas que se quedan pendientes en la vida. Contigo se me quedó pendiente conocerte más, no en calidad sino en cantidad. Tú eres tú, desde el primer momento que te conocen. Me ha faltado más pero no mejor.

También recuerdo aquella noche de domingo de marzo de 2019 que recién aterrizado de París junto a tu mujer Paz, con toda la celeridad del mundo quisiste verme en el Teatro Amaya con Casualidad en Verso, un recorrido por la poesía española. Sé que te encantó el QUÉ LÁSTIMA de León Felipe. "Qué lastima que yo no pueda cantar a la usanza de este tiempo lo mismo que los poetas de hoy cantan, qué lástima que yo no pueda entonar con una voz engolada esas brillantes romanzas a las glorias de la patria". Hasta pronto Antonio y deseando tenerte Mari Paz.

Comenta esta noticia