18 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Debate de investidura: Por quién doblan las campanas

Pedro Sánchez durante el debate de investidura.

Pedro Sánchez durante el debate de investidura.

Se ha puesto fin a la España de la concordia derivada de la transición fruto del esfuerzo de nuestros padres que decidieron que las campanas debían de sonar de júbilo por la reconciliación.

 

 

Tras escuchar la intervención de Pedro Sánchez en el primer día de la sesión de investidura, me ha venido a la cabeza esta frase , que a parte de ser el título de una novela de Ernest Hemingway, forma parte de la meditación XVII de la obra del poeta metafísico John Donne y que data de 1624 , dicha obra concluye con la frase: “Por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”.

Así es, las campanas doblan por cada uno de nosotros, ante las palabras dichas y oídas en el Congreso de los Diputados. Hemos presenciado como se ha puesto fin a la España de la concordia derivada de la transición fruto del esfuerzo de nuestros padres que decidieron que las campanas debían de sonar de júbilo por la reconciliación.

Nunca habíamos podido oír de la boca de un candidato a la presidencia del gobierno que la ley no ha de respetarse al afirmar que “la ley por sí sola no basta”, esta frase es el resumen de su intervención, la ley no se va a aplicar de forma igual solo valdrá para aplicarla de forma arbitraria según la voluntad del nuevo “caudillo”, el cual judicializará aquello que su nuevo régimen considere oportuno.

El Partido Socialista ha quemado sus naves constitucionalistas siguiendo como sonámbulos a su particular flautista de Hamelín que es su secretario general Pedro Sánchez. No se ha alzado ninguna voz, nadie ha protestado salvo pequeños gemidos de algún barón en su discurso de Navidad. Estamos ante el “silencio de los corderos”, ante el tañido triste de una campana.

Pedro Sánchez ha presionado a la Abogacía del Estado, ha descalificado a la Junta Electoral Central compuesta por magistrados y catedráticos, se ha hablado de enemigos refiriéndose a los Jueces que puedan discrepar de la línea marcada por el próximo gobierno social-comunista, se niega a revelar su negociación oculta con los separatistas y habla de humillar al Estado con una relación bilateral con una Comunidad Autónoma, todo eso sin que tenga ningún remordimiento por haber mentido a los españoles durante la campaña electoral pasada.

Hemos oído que los empresarios “buscan su interés personal”, contraponiéndolos con los valores de la solidaridad

Hemos escuchado en su discurso hablar de bandos, palabra que ya estaba olvidada en el discurso político. Me ha preocupado el pensar que puede estar iniciándose una actuación política de unos contra los otros, este experimento social lo único que va a conseguir es una tensión que mi generación y las siguientes desconocíamos, dividiendo a la sociedad en aquellos que son adictos al régimen y los que no lo son, frases que ya no se escuchaban en España desde hace más de cincuenta años.

Radicalismo

Hemos tenido que oír que los empresarios “buscan su interés personal”, contraponiéndolos con los valores de la solidaridad, de ahí a considerar que la iniciativa privada es nociva para la democracia queda un mínimo paso.

Sánchez ha utilizado argumentos radicales de izquierda al hablar de limitar la iniciativa privada en materias como sanidad y educación, por lo que ya suenan las campanas por la escuela concertada y la cogestión sanitaria.

 Hemos presenciado como desde la tribuna se ha agradecido a delincuentes convictos el “trabajar desde la cárcel para facilitar el futuro gobierno de España "copresidido" por Sánchez e Iglesias

Hemos visto como se blanqueaba a los herederos de ETA, hasta tal punto que todos españoles de bien nos hemos desgarrado al ver a la diputada popular Teresa Jiménez- Becerril explotar ante la sumisión manifestada por la bancada socialista ante los diputados de Bildu, ¿los asesinados por los amigos de Otegi no merecen un respeto? Y eso que hay muertos socialistas que murieron por defender la democracia y la Constitución. Por ellos están doblando las campanas.

Hemos presenciado como desde la tribuna se ha agradecido a delincuentes convictos el “trabajar desde la cárcel para facilitar el futuro gobierno de España "copresidido" por Sánchez e Iglesias, e
incluso como el diputado Rufián ha desafiado a Sánchez con su mirada al hablar de la mesa de negociación, como si le dijera “¡atrévete a quitarnos este trofeo que hemos conseguido!”, hablando de trato entre iguales, de desjudicialización, autodeterminación y la amnistía, “ no engañamos a nadie”, ha llegado a afirmar explícitamente.

 

Estas campanas que han sonado en el hemiciclo de la Carrera de Sán Jerónimo no pueden sumirnos en el desánimo, en contraposición a Sánchez hemos visto a un Pablo Casado brillante , defendiendo a los españoles de un candidato Frankenstein, enarbolando la bandera de la esperanza , con un discurso constitucionalista que ha demostrado que el “Rey Sánchez está desnudo” como se describe en el libro de Hans Christian Andersen, un discurso que ha puesto el dedo en la llaga de las mentiras de Sánchez , un discurso que ha hecho que los diputados socialistas se vieran avergonzados e incluso Sánchez tuviera que indicar con gestos a la presidenta Batet que cortara la intervención del líder de la oposición , algo inaudito en democracia. Si Sánchez se ha colocado en el lado equivocado de la historia , hemos podido presenciar cual es el lado correcto escuchando a Pablo Casado , porque ”los españoles no nos merecemos un gobierno que mienta”.

En todo caso hay que poner de manifiesto que Sánchez tenía alternativa al gobierno con comunistas y separatistas y no ha querido ni planteárselas, no ha hecho propuesta alguna al centroderecha , en menos de 48 horas se echó en brazos de Iglesias y de Junqueras , por lo que no puede responsabilizar de su conducta a la oposición, ya que es como si se exigiera a la víctima de un delito que colaborara con su agresor , es imposible colaborar con aquel que te insulta.

Las campanas han sonado para cada uno de nosotros, es la hora de que los constitucionalistas unidos defendamos la herencia de la transición , no podemos mirar hacia otro lado , no podemos consentir que se haga realidad el poema de Martín Niemöller “Luego vinieron por mí , pero para entonces , ya no quedaba nadie que dijera nada”.

 

(*) Fernando de Rosa Torner, senador del PP por la provincia de Valencia

Comenta esta noticia