29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Atleti se la juega mañana en el Metropolitano... y en Algeciras

Entrenamiento del Atlético de Madrid B.

Entrenamiento del Atlético de Madrid B.

El Atlético de Madrid despide la Liga en el Metropolitano ante la Real Sociedad jugándose tres millones de euros por ser tercero y con un ojo en lo que hagan los chavales del filial

El club Atlético de Madrid tiene mañana domingo un doble enfrentamiento clave para el club. Los hombres de Diego Pablo Simeone reciben en el Wanda (21.00) a la Real Sociedad en el último encuentro de Liga. Pero una hora antes, y a 662 kilómetros de distancia, comenzará la carrera del Atleti B en su intento de ascenso a Segunda División.

Los chicos de Nacho Fernández se enfrentarán al Sabadell en el Nuevo Mirador de Algeciras. Eliminatoria a partido único. Si logra pasar entrará entre los ocho aspirantes que se emparejarán con su pertinente sorteo.  Y si pasa, otro sorteo para definir los dos últimos partidos. Los ganadores de ambas eliminatorias subirán a la categoría de plata.

El Atleti B marchaba tercero del Grupo I de Segunda B cuando llegó la covid-19 y se suspendió la competición. Se dio por finalizada. En el filial colchonero están jugadores notables con los que ya ha contado Simeone más de una vez. Camello, Rodrigo Riquelme, Óscar Clemente, Manu Sánchez (baja al filial), Darío Poveda y Germán Valera son las estrellas del cuadro colchonero.

Para el club sería muy importante tener el filial en Segunda División. Los jóvenes valores se rodarían en una categoría competitiva y se podrían acometer fichajes de jóvenes promesas extranjeras para que se adaptaran al fútbol español con rapidez.

La última vez que el cuadro del Metropolitano tuvo al filial en Segunda fue en la campaña 99-00. Y bajó a la categoría de bronce obligado por el descenso del primer equipo colchonero -aquella fatídica temporada con intervención judicial incluida- y no por clasificación.

Y en Madrid, la lucha por la tercera plaza de Primera. El reparto de la Liga otorgó la pasada edición casi 3 millones de euros más al tercer que al cuarto clasificado. Pero al margen del beneficio económico aparece el prestigio de quedar en el podio y, sobre todo, el mantener la inercia ganadora que llevan los colchoneros teniendo en cuenta lo que está por venir.

Comenta esta noticia