26 de abril de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo único en lo que se parecen Doña Letizia y su suegra da munición a Peñafiel

El feo gesto de mala educación que Pedro Sánchez tuvo con el Rey Felipe ha servido al periodista especializado en Casa Real para arrear duro a sus dos personajes más denostados.

Es su tema favorito y esta semana Jaime Peñafiel vuelve a sucumbir a los "encantos" (en su caso concreto desencantos) de Doña Letizia en su blog de República. Se hace eco el periodista especializado en Casa Real en la falta de puntualidad de la Reina en su última visita a Londres, donde la esperaba el Príncipe Carlos para inaugurar la exposición de Sorolla.

Y le sirve para enlazar con la otra Reina, la Emérita, porque según Peñafiel "en esto de la falta de puntualidad es en lo único que la inefable Letizia se parece a su suegra Sofía. Sus peleas con el Rey Juan Carlos, cuando aún convivían mas o menos, eran, según contaba Don Juan Carlos, entre otros muchos motivos, por culpa de la falta de puntualidad de ella".

Recuerda el periodista que "llegó a ser tal que, en cierta ocasión en la que se celebraba un acto religioso en la capilla del Palacio de La Zarzuela en memoria del Conde de Barcelona, le pidió, le rogó, le suplicó que, aunque solo fuera por una vez, por un día, fuera puntual, y procurara no retrasarse". 

Doña Sofía se lo tomó tan a pie de la letra que media hora antes de la fijada para la ceremonia religiosa, se presentó en el despacho de su marido vestida y arreglada de pies a cabeza, incluso con el bolso colgado del brazo: "Juanito, yo ya estoy, le dijo provocadoramente.  Si no lo veo, no lo creo, le respondió el rey sorprendido".

Puestos a recordar impuntualidades, recuerda que Don Felipe y Letizia "durante la visita oficial a los Estados Unidos, en noviembre de 2013, demostraron no solo que respetar el horario no se encuentra entre sus virtudes. Un centenar de invitados a la cena que James Costos, el embajador de los Estados Unidos en España en la época de Obama, y su marido les ofrecían, tuvieron que esperar en la mansión de Beverly Hills, no 5 ni 10 ni 20 ni 30 minutos sino … una hora". Según su versión, algunos invitados, con toda la razón, se marcharon indignados.

Pero no solo es la bestia negra de Doña Letizia; Peñafiel también lo es de Pedro Sánchez y por eso recuerda que "la misma falta de respeto y descortesía demostraron tener hacia el Jefe del Estado los presidentes de España, el impresentable Pedro Sánchez y de Francia, Emmanuel Macron, llegando 1 hora y 15 minutos mas tarde a la cena de gala que Felipe ofrecía en el Palacio Real, el 26 de julio de 2018".

Peñafiel piensa que "con este gesto de mala educación" Sánchez quiso demostrar a Macron quien mandaba en España.

Y apuntilla que "lo que nadie entendió es que, a pesar de esta humillación que suponía el retraso, no solo no se marchara ningún invitado, desagradablemente sorprendidos por esta falta de educación, sino que, inexplicablemente y perdiendo toda la dignidad, Felipe bajó los 72 escalones de las escalera del Palacio Real para recibirles en el zaguán".

Comenta esta noticia
Update CMP