19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alerta en Ferraz: Guerra e Ibarra irrumpen para dinamitar la paz del PSOE

Los dos representantes por antonomasia del viejo PSOE, Rodríguez Ibarra y Guerra.

Los dos representantes por antonomasia del viejo PSOE, Rodríguez Ibarra y Guerra.

A la vez que el presidente esté sentado con Torra en La Moncloa, los dos históricos van a hablar del Estado de las Autonomías. "Se va a liar", se ironiza en la "vieja guardia".

En el PSOE, subido a la ola del poder y de las miles de nóminas públicas que Pedro Sánchez está repartiendo entre sus fieles, nadie quiere ahora alzar la voz. Sin embargo, en más de la mitad del partido se ha instalado una cierta sensación de vértigo, e incluso pánico, con los primeros pasos de su líder en La Moncloa.

El discurso demagógico sobre la inmigración, primero; la entrega a Podemos de RTVE, después; el anuncio del fin de la dispersión de los presos de ETA, en tercer lugar; y el acercamiento de los líderes del 1-O a prisiones de la Generalitat, como cuarto motivo, ha provocado un creciente runrún en la llamada vieja guardia socialista.

Pero lo que tiene a varios barones y exdirigentes del PSOE con la guardia levantada, es la cita que este lunes tiene Sánchez en La Moncloa con el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Provoca terror que pueda estar dispuesto a ceder el presidente a cambio de que los independentistas se apacigüen.

Por más que este viernes el Gobierno anunciara que impugnará ante el Tribunal Constitucional la moción aprobada el jueves por el Parlament, que se reafirma en la declaración fundacional del procés del 9 de noviembre de 2015. Como se encargó de dejar claro la ministra portavoz, Isabel Celaá, la legalidad va por un camino y la política por otro".

Lo advertía hace unos días el expresidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra con una claridad compartida en muchas agrupaciones territoriales socialistas. "El PSOE tendrá muy mal futuro si el Gobierno de Pedro Sánchez somete a decisión la aprobación de temas que harían pasar la raya roja de la unidad territorial de España", advirtió.

"Si somos dudosos, nos vamos a hundir. A ver cómo hacemos campaña en las municipales por los pueblos de Andalucía, Extremadura o Castilla-La Mancha con esta hipoteca con populistas, independentistas y proetarras. Demoledor", reconoce a ESdiario un dirigente del PSOE andaluz.

 

Pedro Sánchez, este viernes antes del comienzo del Consejo de Ministros.

 

Pero ese silencio en el socialismo va a romperse este mismo lunes, justo cuando Sánchez esté ejerciendo de anfitrión de Torra. A pocos cientos de kilómetros de La Moncloa, van a coincidir y a hablar dos de  los socialistas históricos más críticos con el ahora presidente: Alfonso Guerra y el propio Rodríguez Ibarra.

"No se van a callar, están jubilados y de vuelta de todo. Y la van a liar", ironiza un diputado socialista afín a Ibarra. Por si fuera poco, el escenario no puede ser más oportuno. Se van a encontrar en el seminario El Estado de las Autonomías en España: Una visión desde Extremadura a los 35 años de aprobación de su Estatuto. En la cita, los próximos lunes y martes, va a participar también uno de los padres de la Constitución, Miguel Herrero de Miñón.

Cabe recordar que en marzo, el propio Sánchez ordenó al PSOE que vetara a Ibarra, Guerra y Bono en la comisión propuesta por los propios socialistas en el Congreso para analizar el modelo territorial y la posible reforma de la Carta Magna.

Comenta esta noticia
Update CMP