22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Zarzuela se huele que Iglesias y Rufián traman una jugarreta contra el Rey

Los temores reales de Zarzuela con Pablo Iglesias y Rufián.

Los temores reales de Zarzuela con Pablo Iglesias y Rufián.

Visto lo visto la semana pasada, y con la izquierda sangrando por la herida de la elección de Rajoy, el acto de apertura solemne de la legislatura en el Congreso trae de cabeza a Casa Real.

La actitudes demostradas por Pablo Iglesias, su grupo parlamentario, y ERC en el Congreso durante el Pleno de Investidura han encendido las alarmas en el Palacio de La Zarzuela. Tanto en el primer acto del día 26, que exigía a Mariano Rajoy una mayoría absoluta, como en el segundo, el del 29, ya en modo mayoría simple, quedaron evidenciados el agresivo desprecio de los podemitas e independentistas al adversario político.

Podemos estableció con claridad una frontera: ellos de un lado y el resto, del otro. Los diputados que integran la formación liderada por Iglesias, confluencias incluidas, pusieron y pretenden seguir poniendo empeño en dibujar su perfil con absoluta nitidez, en el fondo y en las formas. Quieren acaparar el papel de bronca fuerza de la oposición y situar enfrente a un PSOE en convulsión, alineándolo además con el PP.

Los minutos finales del bloqueo se tiñeron de tensión. La querencia del republicano Gabriel Rufián por dinamitar la normalidad democrática con sus acometidas contra los socialistas hizo vivir en el hemiciclo los momentos de mayor crispación de toda la tanda de sesiones de investidura de este 2016, con una tensa discusión como traca final entre Podemos y C´s, entre Irene Montero y José Manuel Villegas. Eso, dentro del Congreso, porque fuera, los violentos de Rodea el Congreso hicieron volar los improperios y los objetos contra los naranjas.

Es fácil presagiar una legislatura a cara de perro en vista de lo sucedido en el debate de investidura 

Los insultos, tic autoritarios, y gestos duros alimentan la sospecha de una legislatura a cara de perro.... y, en lo inmediato, una presumiblemente movida apertura solemne. Y ese acto lo presidirá el monarca en apenas dos semanas. La fecha del 9 de noviembre ya está apuntada en la agenda de los grupos parlamentarios, día arriba, día abajo. De lo que pueda ocurrir a nadie cogerá por sorpresa. Desde la barrera, la Casa del Rey ha seguido minuto a minuto los acontecimientos. Y lo ha hecho con honda preocupación.

Felipe VI, "vendido"

De repetirse el guión de otras ocasiones, Felipe VI llegará a la Carrera de San Jerónimo y entrará por la Puerta de los Leones. Una vez en el hemiciclo, pronunciará un discurso ante las Cortes Generales. Y ahí, como son bien conscientes en La Zarzuela, el jefe del Estado estará vendido. Sobre Don Felipe, que previsiblemente estará acompañado por la Reina Letizia y las Infantas Leonor y Sofía, pueden descargar sus ofensivas e injuriosas gamberradas morados e independentistas. En el entorno palaciego se devanan los sesos para evitar un incidente.

En el acto, con el Congreso y el Senado reunidos en sesión conjunta, suena el himno nacional con sus señorías puestas en pie antes de la lectura por parte del Rey de un discurso que estará cargado de intencionalidad política, ensalzando el consenso como un valor fundamental de la Democracia. En la Cámara Baja ya están avisados. Ya sólo queda esperar y cruzar los dedos.

Comenta esta noticia
Update CMP