24 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La razón por la que Sánchez evita un debate con Casado tumba su imagen demócrata

¿De qué tiene miedo? Las excusas "tontas" que se dan oficialmente desde Ferraz sólo sirven para abochornar un poco más al presidente del Gobierno y recordarle lo que no quiere ver.

La enésima negativa de Pedro Sánchez a un cara a cara público y televisado con Pablo Casado está empezando a levantar especulaciones al respecto pero el presidente del Gobierno sigue dando la callada por respuesta, de modo que el líder del PP ha llegado a una conclusión: "Me tiene miedo".

Tal como señala Antonio Casado en su columna de El Confidencial, aunque Sánchez hace vagas alusiones al bipartidismo no predica con el ejemplo, al menos "en lo tocante al desafío de Casado, cuando este insinúa rechaza el debate a dos por no tener que responder a la pregunta de si volvería a pactar con los independentistas catalanes". 

A su juicio, "es obligado poner en cuestión las razones del presidente del Gobierno para justificar su negativa a sostener un cruce con el principal líder de la oposición y alternativa visible de poder. La dirección de este partido lo solicitó formalmente a la Academia de la Televisión el pasado 26 de febrero".

La dirección del PSOE, sin embargo, prefiere un debate a cinco (junto a PP, Podemos, CiudadanosVox), y encima Ferraz se reservan la decisión de que no sea Sánchez quien participe. 

Pero recela del cara a cara con Casado. Según doctrina elaborada en Moncloa y pregonada por el ministro Ábalos, se trata de negar al PP la condición de alternativa de poder y dársela a Ciudadanos.

Vamos, que los socialistas se abrazan a la cambiante realidad demoscópica y se atiene a las encuestas. Pero para el periodista es "poco democrático supeditar a la mercadotecnia como criterio en la organización de debates entre los candidatos". 

En su opinión, "los partidos cometen ese pecado en nombre de sus respectivos intereses. Por no reconocerse en la típica reacción de los que van por delante en los sondeos, el PSOE se acoge a dos excusas tontas" como que Mariano Rajoy quiso un cara a cara con Sánchez en 2016 o que entre CasadoRivera no está clara la supremacía de la derecha.

En conclusión, para Antonio Casado solo son "excusas tontas para rechazar un cara a cara televisado con el líder del principal grupo de la oposición, que además es hoy por hoy el grupo mayoritario en las dos Cámaras del Parlamento español. Lo recuerdo, por si acaso: 50 escaños más que el PSOE en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado". 

Comenta esta noticia
Update CMP