22 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El brutal "palo" de Landaluce a Julia Otero en defensa de Álvarez de Toledo

La periodista entra a saco contra la locutora por criticar a Cayetana y "ajusta cuentas" con el feminismo que se arroga la voz de todas las mujeres. ¿Qué responderá Julia?



Emilia Landaluce no tiene pelos en la lengua, y es quizá una de las periodistas más originales del momento, capaz de hacer una crítica literaria soberbia, un agudo análisis político o una divertida crónica social, casi siempre en El Mundo. Y su afilada pluma se ha centrado esta vez en dos mujeres bien distintas pero igual de punteras en lo suyo: Julia Otero y Cayetana Álvarez de Toledo.

Lo ha hecho en el suplemento LOC, a cuenta de las críticas de la periodista a la portavoz del PP en el Congreso, con la fiesta de celebración del 30 aniversario del periódico madrileño  y la presencia de Otero en el programa de Pablo Motos como escenario de sus reflexiones. Y ahí ha ajustado cuentas con la locutora, muy crítica por lo general con los populares y en particular con la también periodista y cabeza de lista del partido en Barcelona.

Merkel tiene más en común con Macron que con Cristina Kirchner.  Otero, con Évole que conmigo. No somos un colectivo homogéneo"

"En El HormigueroJulia Otero se despachó [con mi amiga, lo reconozco] Cayetana Álvarez de Toledo. Dijo que creía que Cayetana quería ser Pablo Casado (o sea: liderar el PP) y comentó que se sentía un poco "Florinda Chico o Rafaela Aparicio". "Es el servicio. Pelea bien y es brillante, pero es importante la empatía con el votante. Cuando alguien te cae muy mal, no le votas". En primer lugar hay que considerar que ni Florinda Chico (por ejemplo en Abuelo Made in Spain) ni Rafaela Aparicio (Mamá cumple 100 años) han hecho exclusivamente del "servicio", como elegantemente dice Otero", abre fuego Landaluce.

El 8M

Y sigue: "Por otro lado, la locutora nunca ha tenida la mejor opinión de Cayetana. Cuando la política no secundó la huelga feminista del 8M, Otero la llamó "oprimida" y "cómplice de los opresores". En un artículo brillante -no sé si Otero se sentiría Gracita Morales (en plan señoriiito más que Sor Citroën) leyéndolo- Cayetana respondía "La acusación de colaboracionismo es un recurso típico del pensamiento colectivista. Venga: totalitario. Sin ir más lejos, tampoco de Otero, ahí está el nacionalismo y su señalamiento de los constitucionalistas catalanes como cómplices de la opresión española".

 

Para añadir: "Incluso como criaturas patológicas, quebradas por el autoodio. '¡Mal catalán!' '¡Mala mujer!' El mismo reproche, la misma perversión ideológica. Como el nacionalismo, como todas las políticas identitarias, el feminismo de tercera ola pretende anular al individuo. (...) Y por eso pregunto: si no aceptamos que un hombre hable en nuestro nombre por el mero hecho de ser hombre, ¿por qué hemos de aceptar ahora que lo haga una mujer? Merkel tiene más en común con Macron que con Cristina Kirchner. Meryl Streep, con Michael Moore que con Kathryn Bigelow. Julia Otero, con Jordi Évole que conmigo. No somos un colectivo homogéneo porque ningún colectivo puede serlo"

Finalmente, una conclusión llena de mordacidad: "Estoy segura que Cayetana que tiene un sentido del humor inigualable tampoco le importa sentirse más cerca de Florinda Chico, una disfrutona feliz, que de Julia Otero. Lo que no sé por qué a la gente progre le molesta tanto identificarse con el servicio. Suelen saber más que nadie de muchas cosas. ¿Verdad, mi arma?".

Comenta esta noticia
Update CMP