13 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La responsable de la Violencia de Género comparó a Vox con el Holocausto nazi

Beatriz Carrillo, junto al otro gitano que fue diputado la pasada legislatura, Juan José Cortés

Beatriz Carrillo, junto al otro gitano que fue diputado la pasada legislatura, Juan José Cortés

Beatriz Carrillo, andaluza y gitana, presidirá la comisión que más lucha por la igualdad, pero sus antecedentes están llenos de excesos como éste tan terrible.

Se llama Beatriz Micaela Carrillo, es gitana, universitaria, socialista y también la nueva presidenta de la Comisión de seguimiento del Pacto contra la Violencia de Género. Hasta ahí, todo normal y meritorio en alguien que, desde un rincón apartado de Andalucía, trabajó como pocos para que el pueblo gitano, y en especial las mujeres de su etnia, progresarán en igualdad.

Pero también es autora de algunas frases especialmente duras que, para muchos, pueden resultar un despropósito, difícilmente compatible con un puesto institucional que ha de velar por la igualdad, la materia en la que ha labrado su carrera política desde la peluquería de su padre.

Y es que Carrillo, diputada del PSOE por Sevilla nacida en Palma del Río (Córdoba) en 1975, se ha caracterizado además por declaraciones muy desafortunadas y llenas de excesos contra el Gobierno andaluz, una coalición de PP y Cs comandada por el moderado Juanma Moreno que necesitó de los votos de VOX para prosperar y poner fin a casi 40 años de hegemonía socialista, para muchos clientelar.

 

A eso se aferró para hacer estas tremendas declaraciones en El Confidencial: "Me dolió mucho lo que ocurrió en Andalucía, no hay una tierra más abierta, más integradora y más multicultural, y mira... En Alemania, no se levantaron un día y dijeron: 'Vamos a acabar con los judíos'. Están ahí, sembrando su discurso del odio y vengo a denunciarlo".

 

 

Lo dijo en abril de 2019, cuando aún coleaba la "alerta antifascista" activada por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez tras la salida de Susana Díaz de la Junta de Andalucía. Y lo completó con otras frases igual de sacadas de quicio.

"Los fascistas"

"Hay conquistas que están en riesgo. Lo he dicho a la cara. Van a por las clases populares. Mira, es como Trump, como Bolsonaro, ocurre en Estados Unidos, en Latinoamérica, en Europa. Meten a negros, a inmigrantes, a latinos o a gitanos en sus listas para blanquearse, pero no es ninguna tontería. Los gitanos ya hemos sido víctimas de estos movimientos de fascistas y populistas en Europa".

Lo cierto es que en Andalucía no ha cambiado la Ley de Violencia de Género y que, de hecho, el propio Moreno fue decisivo en el origen de la lucha contra esa lacra cuando, antes de desembarcar en su tierra como candidato a la presidencia de la Junta, trabajaba en el Gobierno de Rajoy, siempre cerca de Soraya Sáenz de Santamaría.

 

Comenta esta noticia