04 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez rompe con Iglesias y le amenaza: "No hay segundas oportunidades"

Lo vivido en las últimas 24 horas es la escenificación de una ruptura buscada deliberadamente por el PSOE para llevar a Iglesias al límite después de una primera investidura fallida en julio

Se abrió el telón este martes y aparecieron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias reuniéndose por quinta vez desde las elecciones generales del 28 de abril. Se cerró el telón. Se volvió a abrir dos horas después y apareció la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, dirigiéndose al líder de Unidas Podemos en tono amenazante: "La investidura es el 23 de julio y ésa es la fecha. No hay segundas oportunidades". 

Y coronó su amenaza con frases como éstas: "La reunión de hoy ha sido infructuosa. A Pablo Iglesias le preocupan más los nombres del Consejo de Ministros que las políticas (...). La confianza se construye día a día y a unas negociaciones se viene con ánimo de pactar (...). No quiero pensar que el señor Iglesias esté pensando por segunda vez en impedir un gobierno de izquierdas" (esto último en alusión a la investidura fallida del socialista en marzo de 2016). 

Lo vivido en las últimas 24 horas no es sino la escenificación, por parte del PSOE, de una ruptura de las negociaciones con Unidas Podemos buscada deliberadamente, con la intención de llevar a Iglesias al límite después de una primera investidura fallida en julio y obligarle a renunciar a ministros morados. 

En Unidas Podemos, obviamente, se han dado cuenta. A la salida de la reunión de este martes, desde el equipo morado trasladaron a la prensa su sensación de que Sánchez no quiere negociar y que busca en última instancia la repetición de elecciones porque intuye que le irán muy bien. 

Aunque Iglesias, inasequible al desaliento, insistió al ser abordado por los pasillos de la Cámara: "Lo que necesita España es un Gobierno de coalición y esperamos convencer a Sánchez de que se abra a una negociación integral. Más tarde o temprano convenceremos al PSOE de que flexibilice su posición. Si no es más temprano será más tarde, rectificarán. Nosotros no hemos parado de flexibilizar nuestra posición".

La representación de la obra del PSOE empezó el lunes, cuando Sánchez reunió a la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal de su partido para aprobar una "propuesta abierta de cooperación para un Gobierno social, feminista, ecologista, europeísta y progresista" que la propia Cristina Narbona reconoció después que era una "síntesis" del programa electoral con el que los socialistas concurrieron a las elecciones de abril. 

Aprobaron eso y ratificaron la decisión de Sánchez de que su Consejo de Ministros será "monocolor" o no será. Por más que insistan aquellos que los socialistas llaman sus "socios preferentes". 

Todo ello horas antes del encuentro entre los líderes del PSOE y de Unidas Podemos. Era evidente que el presidente en funciones quería ir a la reunión con Iglesias con un documento en la mano, para escenificar que él sí quiere hablar de políticas pero Iglesias únicamente de sillones. Y eso mismo dijo Lastra este martes, cumpliendo el guión.

Entonces, ¿han llegado Sánchez e Iglesias al final del camino? Todo apunta a que Sánchez no tendrá los 42 votos de Unidas Podemos en la investidura de julio. Después, la portavoz del PSOE dio pistas de por dónde irá el verano: forzarán la máquina para que Iglesias renuncie a ser ministro y se avenga a negociar un "acuerdo programático". "Si no, solamente habrá una investidura, porque no habrá cambiado nada", sentenció.      

Comenta esta noticia