09 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Senado se convertirá en un gallinero incontrolable con 20 partidos distintos

El PSOE tiene mayoría pero no la suficiente para sacar iniciativas adelante por lo que tendrá que negociar cada una de las propuestas con los miembros de un Senado muy fragmentado.

Una veintena de partidos tendrán representación en el Senado que se constituirá este martes, convirtiéndolo en un auténtico circo en el que el PSOE es el partido mayoritario, sin disponer de una mayoría clara, por lo que tendrá que negociar cada una de las propuestas que llegue a la Cámara con todos ellos.

La sesión constitutiva, tras la creación de la llamada mesa de edad, volverá a estar marcada por la toma de posesión de los senadores, ya que cada uno realizará su propia arenga política antes de jurar su cargo, tal y como hicieron, por ejemplo los miembros de Junts y ERC que acataron la Constitución el pasado mes de mayo hasta la llegada de la república catalana y la libertad de los políticos presos.

 Una vez constituido el Senado el martes, arrancará el plazo para constituir grupos parlamentarios. PSOE, PP, ERC-Bildu y PNV tienen el suyo asegurado, pero el resto de formaciones está obligado a entenderse con otros partidos y a pedir prestados senadores, una práctica habitual en la Cámara Alta. Lograr grupo supone tener representación en todos los órganos del Senado, portavoces y turnos de intervención e iniciativa, además de más recursos económicos y medios materiales.

El Reglamento exige sumar diez componentes y no bajar nunca de seis, lo que abre la puerta al ir y venir de senadores para registrar un grupo y que luego se marchen a su partido de origen. Es el caso de Junts y Coalición Canaria. Juntos suman seis senadores y con ayuda de otras formaciones del Grupo Mixto han tenido en esta legislatura grupo, fórmula que aspiran a repetir. También lo harán Podemos, MÈS, Compromís y Más País, que han estado juntos estos meses; sumando ahora a Geroa Bai y con ayuda del PSOE podrán también tener grupo.

En cuanto a Ciudadanos, cuenta con 9 senadores y está a falta de uno para cumplir los requisitos. Los naranjas han sido siempre muy críticos con el baile de senadores de unos partidos a otros y se han negado a recibir ayuda en las últimas legislaturas, la ayuda que por ejemplo le negaron en el Parlamento Catalán al PP para que formara allí grupo.

El PSOE, preso de los separatistas

El PSOE alcanzará en el nuevo Senado la mayoría absoluta sumando al PNV (10) y a ERC (13, que serán 15 porque compartirá grupo con EH Bildu). El apoyo de los vascos parece más claro que el de Esquerra, con la que los socialistas negocian un acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno que va a condicionar los apoyos en el Congreso, pero también en el Senado.

Si esta vía falla, en el PSOE se cuenta con sumar a otros partidos para muchos asuntos diarios. En concreto, los dos senadores de Unidas Podemos (de En Comú y Adelante Andalucía), los de Compromís, Más Madrid y Mès per Mallorca (3 en conjunto), el de Geroa Bai (1), Coalición Canaria (1), el PAR (1), el PRC (1) y la Agrupación Socialista Gomera (ASG, 1). Son diez en total y buena parte de ellos socios del PSOE en sus autonomías.

 Tampoco se descarta a Teruel Existe, con dos senadores. Su posición es una incógnita salvo en los asuntos que les han hecho ganar en las urnas: la lucha contra despoblación y la reivindicación de inversiones para la provincia, donde quieren dar la batalla. En lo demás, están abiertos al consenso.

El resto del hemiciclo lo componen el senador de UPN (elegido en la coalición Navarra Suma), los tres senadores de Vox, los cinco de Junts y los nueve de Ciudadanos.

De esta manera, el Senado se convierte en un auténtico  gallinero formado por una amalgama de partidos que será muy difícil de controla por su presidente, o parece ser que presidenta, si se nombra finalmente a  Pilar Llop como sucesora de Manuel Cruz, sobre el que planea incesante la sombra del plagio.

Comenta esta noticia
Update CMP