01 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Mar Yuste

    Mar de Amores

    Es más divertido contar la vida de los demás, que la propia. Las venturas y desventuras y, sobre todo, los secretos de nuestros famosos patrios. ¿Qué intentan ocultar? La periodista Mar Yuste nos desvela ese punto de vista “mortal” de nuestras celebrities. Cómo no, tocando esa vena maruja que todos llevamos dentro.

El broncazo monumental entre Paula y Miguel le estropea la jugada a Bustamante

David y Paula aparentar ser una pareja bienavenida

David y Paula aparentar ser una pareja bienavenida

Los apasionados besos de Paula y Miguel han “sorprendido” hasta a sus protagonistas. Y no porque los celebren, sino porque no les gusta que les vean así. Ahora su ex tiene claro el futuro.

La relación de Paula Echevarría y Miguel Torres interesa a propios y extraños. Sobre todo, porque los papparazzi saben que una imagen de la mediática pareja vende mucho. Las horas apostados en el entorno de Paula y de Miguel, sea personal o profesional, acaban dando sus (jugosos) frutos.

Así ha sido en esta ocasión, ya que han podido cazar a Torres y Echevarría algo más que cogidos de la mano. Las instantáneas que les tomaron hace unos días sí que eran aptas para menores, porque se les veía yendo juntos a cenar, tiernamente cogidos de la mano, celebrando su reencuentro tras un tiempo separados..

Pero las últimas publicadas no han gustado nada a Paula. Los apasionados besos que se daban la ex de Bustamante y el ex de María Plaza en una cena íntima en un restaurante de Madrid son, aunque todos lo sepamos, lo que hacen habitualmente los enamorados. Pero que su hija Daniela haya pasado por ese trago, no le ha gustado nada a Echevarria.

Amén de ver unas imágenes tan poco cuidadas y un tanto, se comenta, chabacanas. De hecho, esas fotos, unidas a los continuos viajes a Madrid de Torres para ver a Paula y lo que se prodiga en el Instagram de su novia es lo que le ha valido una buena bronca al jugador del Málaga.

El descenso de su equipo a segunda no ha sentado nada bien a los suyos y los aficionados del equipo andaluz no han dudado en insultar y gritar en contra de Paula y la falta de concentración de Miguel que ha sido, dicen ellos, clave, en ese desastre futbolístico.

Sigue la vida

Pero lo mejor es mirar para otro lado y ser feliz con su día a día. Sus ratos de esparcimiento, su trabajo y relación con Torres y, por supuesto, con su hija Daniela.

David Bustamante es al que le ha costado más mirar para otro lado. Como decía antes, una cosa es imaginarse lo que hacen Paula y Miguel, y que él también ha vivido con Paula, y otra muy distinta verlo a toda portada de forma tan evidente.

Pero la vida sigue y Bustamante lo demuestra más que nunca. Aunque sea él el que, como anunció en la revista Hola, le pidiera a Paula el divorcio y considere que no tiene mucho que demostrar respecto a su tranquilidad y su felicidad.

Está feliz e, incluso, no duda en comentárselo a los periodista que le siguen. Un comportamiento muy distinto al que demostró hace bien poco con esos mismos periodistas; con los que se enfadó y echó de malas maneras.

Por lo demás Bustamante, como hombre libre que es, no piensa esconderse de nada, ni de nadie. Eso sí, se dice que en su entorno más cercano ha comentado lo poco apropiadas que le han parecido esas fotos de Paula.

Además de las de su hija con la camiseta del Málaga, equipo de Miguel Torres. Y añade que a él no le pillarán en tamaño renuncio.

Veremos cuando Bustamante recupere la ilusión.

Comenta esta noticia