18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La jubilación del comisario "más tenebroso" lleva el alivio a la Policía

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto a comisarios de la Policía Nacional

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, junto a comisarios de la Policía Nacional

La llamada "guerra de las cloacas" que ha afectado en los últimos años al Ministerio del Interior vive esta semana un nuevo capítulo con la marcha de uno de los policías más oscuros.

La jubilación esta semana del comisario José Manuel Villarejo, un veterano agente con una hoja de servicios tan amplia como polémica, ha sido acogida con alivio por la cúpula policial a pesar de que aún mira con preocupación a la 'guerra de comisarios' que se dirime en los tribunales, y que se teme que pueda tener su traslación al Congreso de los Diputados.

La retirada de la primera línea de Villarejo, que está siendo investigado en el juzgado de instrucción 2 de Plaza de Castilla por su relación con una grabación a policías y agentes del CNI en una derivada del caso del "pequeño Nicolás", se une a otras de relevantes mandos de la Policía como el exdirector adjunto Operativo Eugenio Pino o el exresponsable de la Policía Judicial José Santiago Sánchez Aparicio, en ambos casos hombres de la máxima confianza del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz.

Con la jubilación de Villarejo este jueves y de otros altos mandos que, como él, han cumplido - o están a punto- los 65 años que marca la ley para dejar la Policía, el estamento policial espera cerrar una etapa en la que son conscientes de que se ha vivido una "progresiva politización" que ha afectado a su imagen de profesionalidad, explican fuentes policiales, que lamentan la circulación de informes extrajudiciales y la creación de bandos.

 

Comenta esta noticia
Update CMP