21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Estupor en la Policía: Podemos se la arma a su director general por ingenuo

Ignacio Cosidó durante una comparecencia en el Congreso.

Ignacio Cosidó durante una comparecencia en el Congreso.

El papel de Ignacio Cosidó en el conflicto del CIE de Aluche ha generado malestar entre los agentes y en ámbitos populares por prestarse al juego de Pablo Iglesias,que busca rédito político.

Ignacio Cosidó ha pasado de considerar a Podemos una "amenaza para nuestra democracia" (esas fueron sus palabras exactas en 13TV allá por mayo) a hacer el caldo gordo a la formación de Pablo Iglesias aun a sabiendas de que le estaban utilizando.

El papel del director general de la Policía en la resolución del motín de 39 inmigrantes del Centro de Internamiento para Extranjeros (los CIEs) de Aluche ha generado malestar en las filas populares, por prestarse al juego de Iglesias.

Podemos no goza de demasiadas simpatías entre los agentes de la Policía porque siempre cuestiona su trabajo

Y también en el propio Cuerpo. La formación morada no tiene muchas simpatías entre los agentes de la Policía porque sus dirigentes se pasan la vida cuestionando su trabajo. Siguen escociendo los tuits que Íñigo Errejón escribió antaño y ha ido borrando, en los que llegaba a calificar a los policías de "bastardos".   

El caso es que a Podemos le bastaron unos cuantos tuits para amedrentar a Cosidó y conseguir que convocara este jueves una reunión para darles todo tipo de explicaciones. A los mismos, con Pablo Iglesias y Alberto Garzón a la cabeza, que horas antes en el Congreso habían montado el número interrumpiendo el Pleno para exhibir ejemplares de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Tan descarado fue que la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, les recriminó que buscaban meramente la foto. Porque de hecho desde un principio Podemos vio el filón político del motín del CIE, que habría sido más de no cruzarse en la actualidad del mismo miércoles el escrache contra Felipe González y Juan Luis Cebrián.   

Varios concejales de Ahora Madrid y diputados de Podemos se pasaron la madrugada a las puertas del centro, denunciando que no les dejaran entrar para ejercer de cascos azules. Iglesias durmió en su casa, pero pretendía sumarse a la protesta ya de mañana a la salida de una entrevista en Espejo Público. Por desgracia para él para entonces el motín había sido sofocado.

Sofocado pero no apagado políticamente, porque el partido morado se ha encargado desde entonces de azuzarlo hasta conseguir la foto que buscaban en la Dirección General de la Policía por cortesía de Ignacio Cosidó. Allí se plantaron Iglesias, Irene Montero, Rafael Mayoral y el polémico concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero.

Aunque la reunión se produjo por la presión tuitera de Podemos, al menos el director de la Policía tuvo la habilidad de citar también a PP, PSOE y Ciudadanos.

Desde el propio Ministerio del Interior no se explican el comportamiento de Iglesias, pero tampoco el de Cosidó. Sobre todo porque el director general de la Policía sabía que el miércoles desde primera hora el propio Jorge Fernández estuvo al teléfono con el líder de Podemos para mantenerle al corriente de lo que iba ocurriendo. Según fuentes cercanas al ministro consultadas por ESdiario Iglesias pareció quedarse conforme con las explicaciones... hasta que vio una cámara de televisión.   

Comenta esta noticia
Update CMP