Pactar para repartir sueldos

La localidad debe compensar tu dedicación, pero no, arreglarte la vida o darte una profesión, porque la de concejal o alcalde, no existe

“El reparto del Botín”. Así titulaba recientemente el senador por Valencia Fernando de Rosa, el resultado del pacto del II Botanic, donde se han aumentado un 47% la estructura de la Generalitat, dado que ya son cuatro: PSOE; IU-Podemos y Compromís los firmantes, y, por lo tanto, hay que dar cabida a un gran número de consellers, cargos públicos, asesores, liberados,….Y es así que el único contenido del pacto es el encaje y arreglo de las vidas y partidos de cada uno de los firmantes.

Evidentemente lo mismo ha sucedido en muchos Ayuntamientos, donde la segregación del voto ha hecho que en muchos casos los pactos, antes tripartitos, se hayan convertido en cuatripartitos o más, debido a la segregación del voto, o sencillamente, como en mi pueblo, haya más concejales dentro del pacto.

Creo que las personas que se dedican a una institución deben ser remuneradas dignamente, y la ley y los pactos alcanzados hace ya años por la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, sirvió para orientar en su valoración con criterios de mínimo y máximo. Para después ser ya las propias corporaciones locales las que en función a su situación propongan los importes.

Ahora bien, resulta especialmente sorprendente cuando en el pleno de constitución del Ayuntamiento se visualiza el pacto de izquierdas, y no se habla de su contenido: ¿en qué consiste?; ¿qué proyectos se van a priorizar?; ¿qué áreas se van a desarrollar especialmente?; ¿cuáles van a ser las estrategias de desarrollo?, ….Nada, el argumento en algunos casos, como en Cheste, fue que “no les había dado tiempo a formalizarlo, porque las negociaciones acabaron tarde la noche anterior,..”.

Un vez más, no me sorprende la falta de transparencia de la izquierda, por mucho que la esgrima como bandera.

Siguiendo con el relato de la realidad, el paso siguiente: el pleno de reparto de competencias y de salarios. Aquí es donde está el verdadero contenido del pacto: todos los miembros del gobierno perciben dedicaciones, con salarios del Grupo A de la administración, independientemente de su formación, dedicación y competencias.

Algunos, de la nómina de junio a julio van a recibir un incremento del casi 30% por la misma responsabilidad. Este es el verdadero contenido del pacto, y el camino que la izquierda nos ha querido enmascarar con el “Salvem les Persones”.

Vuelvo a Cheste, con ocho liberados en el gobierno, como jamás ha tenido el municipio en su historia reciente.

El municipalismo, los ayuntamientos como administración más cercana al ciudadano, requieren de personas entregadas por su pueblo, ilusionadas en crear y construir una vida mejor para los vecinos. Hay que  amar lo local, tu pueblo, y entregarte a él, con todas tus fuerzas. Y el pueblo debe compensar tu dedicación, pero no, arreglarte la vida o darte una profesión, porque la de concejal o alcalde, no existe.

 

Comenta esta noticia
Update CMP