15 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez paga la última ronda del PNV y de Otegi para aprobar sus "decretazos"

El portavoz del PNV dialoga con la ministra de Hacienda, en presencia de la portavoz del PSOE.

El portavoz del PNV dialoga con la ministra de Hacienda, en presencia de la portavoz del PSOE.

El lendakari Urkullu ha presionado en las últimas horas por carta, whatsapp y sms. Y lo ha logrado, el compromiso del PSOE de acelerar las transferencias pendientes.

Si una fotografía refleja este miércoles el botín que el PNV ha obtenido de Pedro Sánchez a cambio de apoyar sus decretazos sociales es la del portavoz peneuvista, Aitor Esteban, agarrando por los brazos a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en atenta presencia de la portavoz del PSOE, Adriana Lastra.

Porque esa imagen es la culminación de unas largas horas de intensa presión desde Ajuria Enea y Sabin Etxea -la sede central del PNV- a La Moncloa. Según han confirmado a ESdiario fuentes nacionalistas, el propio lendakari, Íñigo Urkullu, se ha implicado "personalmente" en la negociación con Sánchez. Ordenó el envío de una carta a La Moncloa y ha intercambiado varios whatsapp con el presidente en las últimas horas.

De esta forma, el PNV se cobra el voto a esta especie de últimas voluntades del presidente del Gobierno a la caza del voto de los beneficiados por los decretos aprobados por la Diputación Permanente. Lo ha reconocido el propio Aitor Esteban, al subrayar que su grupo ha apoyado en la convalidación de los seis decretos leyes del Gobierno por "responsabilidad" y confiando en que el Ejecutivo "remate" los compromisos adquiridos con el Gobierno vasco.

En declaraciones tras finalizar la sesión de la Diputación Permanente que ha avalado los decretos, Esteban ha admitido que su formación tenía reticencias ante algunos de ellos y ha vuelto a denunciar que el Gobierno no consultó a su grupo su contenido pese a necesitar su apoyo para que siguieran en vigor.

 

Urkullu y Sánchez en Bilbao el pasado mes de marzo.

 

"El problema fundamental era el clima que se estaba creando entre el Gobierno español, el vasco y nuestro partido. Había un cierto clima de confianza de que las cosas parece que iban marchando pero se atascaban y lo que necesitábamos aclarar era qué está pensando realmente el Gobierno", ha abundado, incidiendo en que no ha "negociado" nada concreto en sus conversaciones, entre otras, con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Pero en Bilbao ya se frotan las manos con la cesión, si Sánchez revalida el Gobierno, de la decena de transferencias que culminarían el Estatuto de Guernica y que ya hilvanaron hace semanas el consejero de Presidencia, Josu Ercoreca, y la ministra Meritxell Batet.

A este matrimonio de conveniencia se ha sumado también Bildu. "Va en la buena dirección", ha sacado pecho el propio Arnaldo Otegi. Algo que no ha pasado desapercibido para el PP, que ha afeado al PSOE tan vergonzante dependencia de los proetarras. Con vídeo viral, incluido.

 

Comenta esta noticia
Update CMP