10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Barça no quiere que policías y guardias civiles españoles pisen el Camp Nou

No habrá policías nacionales ni guardias civiles en el dispositivo de seguridad para el clásico, pese a que Tsunami Democràtic amenaza con reventarlo. Así lo han querido Torra y el club.

La Generalitat y la directiva del Fútbol Club Barcelona no quieren a la Policía Nacional ni a la Guardia Civil merodeando por el Camp Nou el día del clásico. 

En la víspera del encuentro que Tsunami Democràtic amenaza con reventar, el Govern reunió este martes a su gabinete de seguimiento y reiteró que no pedirá refuerzos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Las autoridades catalanas, en consonancia con la institución que dirige Josep Maria Bartomeu, han acordado que de la seguridad del encuentro entre el Barça y el Real Madrid de este miércoles se encarguen, exclusivamente, los Mossos, la Guardia Urbana de Barcelona y la seguridad privada del club.

 

A la reunión acudieron Quim Torra y los consejeros Meritxell Budó, Ester Capella, Alba Vergés, Miquel Buch y Damià Calvet. Y convinieron que el objetivo no es solo que los aficionados puedan llegar al estadio, sino también que los manifestantes convocados por Tsunami Democràtic que quieran concentrarse "lo puedan hacer con seguridad", según fuentes de Presidencia.

Habrá, en total, unos 3.000 efectivos, de los que más de 1.000 serán mossos. Por decisión catalana, esta vez no tendrán apoyo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, como sí ocurrió ante las protestas violentas de grupos independentistas tras hacerse pública el 14 de octubre la sentencia del juicio del procés.

Tsunami Democràtic difundió este martes un mapa con todos los autocares que partirán desde diversos puntos de Cataluña.

Comenta esta noticia