20 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Juanma Moreno, el barón andaluz tranquilo que derrotó la "alerta antifascista"

Moreno, en un acto este viernes

Moreno, en un acto este viernes

El presidente de Andalucía es, junto al de Galicia, el referente tranquilo de un PP en el diván. Cuatro meses después de llegar a San Telmo, ha derrotado a todos y tiene un plan.



Consciente de que es, con el gallego Núñez Feijóo, el último reducto de poder nítido del PP en toda España, a la espera de que las Elecciones diriman la incógnita de qué pasará en Madrid, el andaluz Juanma Moreno ejerce de ello, quizá menos fuera de Andalucía de lo que la situación de su partido necesitaría, aunque la planificación de la campaña es asunto de Génova.

Mientras los populares, en el filo de la navaja en esta reválida electoral del 26M, solventan la papeleta, el barón andaluz espanta el mayor fantasma que le adjudicaron tras desalojar al poderoso PSOE andaluz del Palacio de San Telmo: el miedo a la ultraderecha y los recortes, esa combinación artificial aireada por los perdedores para elevar a categoría de peligro público el pacto andaluz y, de paso, satanizar en toda España los acuerdos entre PP y Cs complementados por Vox.

Fuentes del entorno presidencial aseguran a ESdiario que, en los cuatro meses de Gobierno, y pese a la enorme presión política y mediática nacional disparada desde que el propio Pablo Iglesias activara una "alerta antifascista" y Sánchez hiciera de ella un lema electoral; Moreno ha dado una lección de tranquilidad y mesura, adoptando decisiones quirúrgicas sin llamar la atención, poniendo orden en el laberinto de derroches, facturas escondidas, chiringuitos públicos y, en fin, 40 años de régimen chavista en Andalucía. Y firmando una bajada fiscal histórica.

 

"Cuando pasen las Elecciones Municipales, se notará más", confirman conscientes de que, en una parte de Andalucía, se espera más del nuevo Gobierno, pero convencidos de que el ritmo marcado es el correcto para, antes de nada, pacificar el ecosistema político andaluz y enterrar vía centrismo las acusaciones soflamadas de la ahora oposición.

Adiós al miedo

El propio Juanma Moreno lo dice ya en público: después de cuatro meses del gobierno del cambio "se acabó el cuento del miedo en Andalucía porque las etiquetas se caen todos los días con un gobierno cumplidor y trabajador". Asegura que el PSOE "solo mueve los hilos del miedo y la resignación, pero no tenemos por qué resignarnos y el único miedo es a la involución y volver atrás".

 

Moreno, esta semana en el pleno del Parlamento andaluz

En un acto en Antequera (Málaga), Moreno ha apelado a "los que no nos votaron el 2 de diciembre y han comprobado que estamos haciendo las cosas bien y que en tres meses hemos hecho lo que parecía imposible en 40 años".

Ha aludido a los presupuestos para 2019 en los que "bajamos impuestos, cuadramos las cuentas para cumplir el objetivo de déficit y aumentamos 1.700 millones para políticas sociales". "¿Qué es lo que hay que temer según el PSOE? ¿Abrir quirófanos para bajar las listas de espera? ¿La tarifa plana para autónomos? ¿Más dinero para sanidad y educación? ¿Bajar impuestos y eliminar Sucesiones y Donaciones?", cuestiona.

Más cambios tras el 26M

El presidente del PP-A ha advertido de que "una parte del cambio se juega el 26 de mayo", porque "necesito alcaldes aliados, necesito el respaldo de alcaldes del PP para acompasar reformas con una visión parecida y comunicación leal", en un mensaje en clave autonómica para lograr que la cita electoral se salde con éxitos en plazas tan complejas como Sevilla, Málaga, Cádiz, Córdoba o Granada.

Ocurra lo que ocurra el 26-A, Moreno seguirá al frente de San Telmo. Y probablemente comenzarán las reformas más vistosas. Una, la de Canal Sur, aparece en todas las quinielas. Y la X la pondrá el presidente popular en la casilla que mejor defina ese impulso de cambio.

Comenta esta noticia
Update CMP