16 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La militante socialista que abochornó a Sánchez sale escaldada "por su ombligo"

Hizo polvo al presidente del Gobierno desde dentro con un mensaje demoledor que le sacó los colores pero no es oro todo lo que reluce en la decisión de la mujer que dedicó su vida al PSOE.

Aún resuenan los ecos de la carta de Soraya Rodríguez que retumbó en todo Ferraz tras romper su carné del PSOE después de toda una vida en el partido.

Este jueves Luis Ventoso, sin embargo, considera que fue demasiado "tarde" que Soraya vio la luz y ya de paso destaca en su artículo de ABC la hipocresía de la militante socialista.

Recuerda el periodista que la abogada pucelana de 55 años se afilió en el PSOE en cuanto cumplió la mayoría de edad y allí hizo carrera: concejal, diputada, secretaria de Estado de Cooperación con Zapatero y, finalmente, portavoz socialista en el Congreso en la etapa de Rubalcaba, "cargo en el que destacó por los repasos dialécticos que le propinaba su paisana y tocaya Santamaría".

Según Ventoso, "su feliz carrera en Ferraz se truncó por un error de cálculo. Llegó la novedad de las primarias y Rodríguez apostó siempre a caballo equivocado, primero por Madina y luego por Susana". Vamos, que Pedro Sánchez no le gustaba ni pelo, así que cuando éste recuperó el timón "sus opositores intuyeron que tenían los días contados, pues Mi Persona es hombre de rencores quirúrgicos".

Y así fue: "A Soraya le fue cortando las alas, retirándola de cualquier puesto de mínimo relieve" hasta que fue ella la que pidió la baja. En su carta dice por qué: "se planta ante la dejación de Sánchez en el tema medular de la unidad de España". 

Ventoso tiene claro que es un "aldabonazo digno de aplauso" pero no puede evitar plantearse algunas "preguntillas" de lo más delatoras: "¿Dónde estaba el patriotismo de Soraya cuando Zapatero proclamaba que España es un concepto discutido y discutible y abría la caja de pandora de las reformas estatutarias que provocó el carajal que hoy padecemos? ¿Dónde estaba el españolismo de Soraya cuando el PSOE de Rubalcaba, y ella misma, proclamaban que el problema del separatismo era culpa de la lamentable intransigencia de Rajoy, que no dialogaba? ¿ Y dónde estaban las protestas de Soraya el día en que Sánchez firmó su infame pacto con los separatistas? ¿Por qué ha esperado nueve meses para reaccionar y solo lo hace cuando le llega la purga?".

En conclusión: "En el PSOE todavía quedan muchos patriotas. Pero a cambio de conservar sus carguillos tragan con todos los desmanes de Sánchez. Así que patriotas, sí, pero más bien de su propio ombligo". 

 
Comenta esta noticia
Update CMP