01 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Fernández e Iceta enfrían la crisis para evitar un nuevo sobresalto al PSOE

Javier Fernández y Miquel Iceta, en su reunión de este lunes

Javier Fernández y Miquel Iceta, en su reunión de este lunes

Sabedores del estado de emergencia que atraviesa el partido, el líder de la gestora y el primer secretario del PSC han optado por reconducir el enfrentamiento.



Una comisión que analice y revise las relaciones entre el PSOE y el PSC, que datan de 1978. Ese ha sido el acuerdo salomónico pactado este lunes por los líderes de ambos partidos. De esta forma, quedan aparcadas soluciones drásticas al menos hasta dentro de dos meses.

Y es que cómo en todos los asuntos que irrumpen ahora en el PSOE, dos bandos aparecen diferenciados y con tesis, en la mayoría de las ocasiones, opuestas. El presidente de la gestora, Javier Fernández, intenta reconducir las relaciones con el rebelde PSC tratando de mediar entre los que defienden la autonomía histórica de los socialistas catalanes y a aquellos que apuestan por recuperar, de una vez por todas, las siglas del partido en Cataluña.

Bajo este enrarecido clima se han citado este lunes en Ferraz Javier Fernández y Miquel Iceta con un objetivo coincidente: echar agua al fuego desatado tras el desacato de los siete diputados del PSC a la abstención a la investidura de Rajoy ordenada por la gestora.

Y como en política también las formas son el mensaje cabe destacar que aunque se había anunciado una comparecencia conjunta, fue Iceta quién compareció primero ante los periodistas para dar cuenta del contenido del encuentro. Luego, tras él, lo hizo el presidente de la gestora.

Una comisión para ganar tiempo

Con el protocolo de relaciones entre ambos partidos en discusión -data de 1978-Iceta reconoció "diferencias sobre el modelo territorial" con el PSOE. Para solventarlas, ambos dirigentes han decidido crear una comisión paritaria - de cuatro miembros por cada parte- que analice tanto las diferencias políticas como las orgánicas y alumbre un nuevo modelo de relación entre los partidos "hermanos".

"Hemos cosido muchísimo, pero es muy difícil pelearse con Javier Fernández", ironizó el líder del PSC. En las casi dos horas de cara a cara, Fernández e Iceta hablaron del concepto de Cataluña como nación, acordaron no designar por el momento un representante del PSC en la actual gestora, pero no abordaron posibles sanciones a los siete diputados que se saltaron la disciplina de voto.

Iceta renunció, en respuesta a los informadores, al cuerpo a cuerpo con los dirigentes del PSOE más críticos con el PSC. Por ello, evitó responder a Susana Díaz, quién este mismo lunes acusó de "deslealtad" a los socialistas catalanes.

Posteriormente, Javier Fernández y en la misma línea que su interlocutor se mostró confiado en que el PSOE y el PSC van a seguir teniendo la "estrechísima relación" que mantienen hasta ahora, aunque no ha querido prejuzgar qué soluciones propondrá la comisión que deberá analizar sus discrepancias orgánicas y políticas.

Eso sí, Fernández advirtió a los socialistas catalanes de que el PSOE no aceptará ningún planteamiento que supere la Declaración de Granada que acordaron todos en 2013.

 

Comenta esta noticia
Update CMP