21 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "toque" de Bruselas a Borrell por hablar de más contra los jueces de Bélgica

Borrell, primer patinazo en su nuevo cargo europeo.

Borrell, primer patinazo en su nuevo cargo europeo.

El nuevo ministro de Exteriores europeo olvidó ya que no es ministro de España. Y se ha quedado solo con algo que, en realidad, comparten la mayoría de los españoles.

Lo piensa toda España, pero el poco diplomático puyazo de Josep Borrell a la Justicia de Bélgica le ha valido el primer toque de la UE.

La Comisión Europea se ha desmarcado este miércoles de las críticas de su vicepresidente y Alto Representante de Política Exterior de la UE por el modo en que ha tramitado varias euroórdenes activadas por España y ha avisado de que lo expresado sobre este tema por el exministro español es una "opinión personal".

"Las declaraciones que expresó el Alto Representante son una opinión personal", ha zanjado el portavoz comunitario de Justicia, Christian Wigand, al ser preguntado por las palabras de Borrell que han levantado la polémica.

Bruselas "no comenta casos individuales" y considera que la aplicación de las reglas de las órdenes europeas de detención y entrega es un asunto responsabilidad de las autoridades judiciales, en cuya independencia la Comisión tiene total confianza, según el portavoz.

"La posición de la Comisión es muy clara al respecto y nada ha cambiado en ella", ha continuado Wigand para desmarcarse de las declaraciones en las que Borrell criticó a Bélgica por no ejecutar en su día la extradición de una etarra reclamada por España y por el caso del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont.

El portavoz, sin embargo, no ha respondido a si la nueva presidenta de la Comisión, la conservadora alemana Ursula von der Leyen, ha tenido ocasión de tratar directamente con Borrell la polémica.

Von der Leyen, al igual que el jefe de la diplomacia europea y el resto del Colegio de Comisarios se reunieron el martes en Estrasburgo (Francia) coincidiendo con el pleno de la Eurocámara y "seguro que hablaron de todo, pero no podemos dar detalles de conversaciones bilaterales", ha indicado otra portavoz del Ejecutivo comunitario.

En una rueda de prensa en Madrid, Borrell dijo el lunes que no le sorprendía la situación en la que se encuentra en Bélgica Carles Puigdemont, cuya euroorden de entrega a España sigue pendiente, porque las autoridades judiciales de este país "no han tenido a bien hacer caso a la orden europea de una conocida etarra a la que se reclaman delitos de sangre" y que sigue "tranquilamente" en Bélgica porque los jueces "no han considerado oportuno que sea juzgada en España".

"Si eso ocurre desde hace años, no nos debe extrañar que ocurran otras cosas", expresó Borrell sobre la situación de Puigdemont, tras apuntar que está "claro que se puede mejorar" el régimen de la euroorden, "sobre todo a través de mecanismos que creen confianza mutua entre el Poder Judicial de un país y de otro", de manera que si "los jueces hablen más entre ellos" tienen dudas pueda preguntarlas y aclararlas.

El nuevo comisario de Justicia, el belga Didier Reynders, se comprometió ante el Parlamento europeo ha sopesar la necesidad de una reforma de las reglas de la euroorden siempre que tras una evaluación de los servicios comunitarios se detectara fallos graves, aunque no lo dio por seguro.

Bruselas "supervisa estrechamente" el funcionamiento adecuado y la puesta en práctica de la euroorden, publica informes de evaluación periódicos y será en base al próximo estudio cuando Reynders tomará una decisión, según han precisado fuentes comunitarias.

Comenta esta noticia
Update CMP