El presidente de Aerte: "en la pandemia ha fallado el sistema sanitario"

El presidente de Aerte, José María Toro, en su comparecencia

El presidente de Aerte, José María Toro, en su comparecencia

En su comparecencia en la comisión de Les Corts para la reconstrucción social, económica y sanitaria de la Comunitat Valenciana, ha reclamado mayor coordinación socio-sanitaria.

El presidente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte), José María Toro, ha considerado que en la crisis sanitaria del coronavirus ha fallado el sistema sanitario, no el modelo residencial.

En su comparecencia en la comisión de Les Corts para la reconstrucción social, económica y sanitaria de la Comunitat Valenciana tras la pandemia, ha señalado que a las residencias no se les puede exigir algo para lo que no están preparadas, y ha reclamado mayor coordinación socio-sanitaria.

El responsable de la patronal ha comenzado exponiendo la falta de información previa y el retraso por parte de la administración en ordenar el cierre de las residencias una vez decretado el estado de alarma, para continuar denunciando la escasez inicial de medios de protección que todavía persiste en algunos servicios y materiales como es el caso de los guantes. Aún así, Toro ha puesto en valor que menos de la mitad de centros de mayores han llegado a tener casos confirmados de coronavirus y el 98% de ellos están hoy libres de brotes. El presidente de Aerte ha situado en el 2% el porcentaje de residentes fallecidos, una de las cifras más bajas en España y por debajo de países vecinos como Francia o Reino Unido.

"Muchas veces hemos trabajado sin material, que hemos tenido que conseguir de la manera que hemos podido. Pese a que la situación se ha recuperado, nunca hemos llegado a tener el material necesario", ha matizado Toro, para quien la carencia de tests de detección de la enfermedad ha sido otro "elemento fundamental", junto la "falta de coordinación" que a su juicio ha existido entre las conselleries de Sanidad y Políticas Inclusivas, con órdenes contradictorias y protocolos en su opinión poco efectivos, tal como contamos en este diario. 

José Mª Toro ha reconocido que fallaron en la comunicación con las familias, en la posibilidad de cubrir las bajas del personal y en no haberse adelantado a la orden de Administración sobre la restricción de visitas en los centros, algo que, según ha dicho, venían reclamando desde el 26 de febrero.

No obstante, ha rechazado la idea de que el modelo residencial ha sido la causa de la alta mortalidad que ha causado el coronavirus entre los usuarios de estos centros, pues ha destacado que autonomías y países con sistemas diferentes al valenciano han tenido un mayor porcentaje de fallecidos.

Toro ha insistido en su demanda de que se cree un grupo de trabajo entre las consellerias de Igualdad, Sanidad y el sector para estudiar "todas estas circunstancias" y "ver cómo se evita esta situación". "No entendemos por qué el Gobierno de España lo va a llevar a cabo y por qué aquí no se va a hacer", ha resaltado, antes de censurar la falta de interlocución con la conselleria de Igualdad, circunstancia que desde el departamento que dirige Mónica Oltra se ha negado, resaltando que el contacto con el presidente del lobby de empresas del sector residencial (Aerte) "ha sido constante a lo largo del estado de alarma por parte del personal directivo de la conselleria", como muestra la relación de 89 contactos intercambiados.

El dirigente ha pedido igualmente pruebas periódicas cada 15 días en las residencias y que se doten más recursos a la atención primaria para que pueda prestar servicios a los residentes, junto a un protocolo unificado de información y que los centros de día puedan recuperar su trabajo normal.

Los partidos del Botánic le reprochan falta de autocrítica

En su turno, los partidos del Botànic han reprochado al presidente de Aerte la falta de autocrítica y han puesto el foco en la necesidad de un cambio de modelo. "Ha faltado material y ha habido escasez, pero no se puede echar culpa a demás", ha señalado la diputada de Podem Pilar Lima, para quien el modelo residencial actual "es un fracaso", como "se ha visto en todo el país", haciendo hincapié en la precariedad de los profesionales.

Por su parte, Carles Esteve, de Compromís, ha defendido los esfuerzos llevados a cabo desde la Conselleria de Políticas Inclusivas para mejorar las condiciones del sector y ha abogado por incidir en los cambios para una mejor coordinación sociosanitaria. Y, desde el PSPV, se ha puesto el foco en los "aciertos" como el hecho de que la Comunitat Valenciana fue de las primeras en las que Sanidad tomó el control sanitario de las residencias para poder dar apoyo. "He echado en falta en qué cosas los empresarios de las residencias han fallado ustedes", ha señalado la diputada socialista Laura Soler.

Comenta esta noticia