29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El CNI se une a la desesperada búsqueda de Diana Quer "peinando" las cárceles

Una imagen del Facebook de Diana Quer.

Una imagen del Facebook de Diana Quer.

Con varias líneas de investigación abiertas pero en "punto muerto", los Servicios de Inteligencia se unen a la UCO escudriñando entre delincuentes para hallar posibles pistas determinantes.

"La investigación no se ha detenido un instante, no se ha descansado un minuto desde que desapareciera la joven", de esta forma se expresa a ESdiario una fuente de los investigadores de la Guardia Civil que trabajan en el caso de la desaparición de Diana Quer. Sin embargo, el agotador trabajo, las ingentes pesquisas realizadas y las múltiples líneas de investigación o  la identificación de numerosos sospechosos; no han dado el resultado esperado y los agentes de la UCO se enfrentan a un momento de "punto muerto" en el que no se producen avances. El tiempo corre en su contra y, sobre todo, en el de la joven o en las esperanzas de su familia de hallarla con vida. 

Después de la última línea de investigación abierta, y que les contó en exclusiva ESdiario relacionada con la posibilidad de que la joven fuera raptada por delincuentes relacionados con el narcotráfico y subida a bordo de un barco, a la investigación se unieron agentes del cuerpo policial del Crimen Organizado (ECO) con el mismo resultado: ningún éxito en la resolución de la desaparición de la joven madrileña. 

Casi siete meses después de aquel fatídico 22 de agosto en la localidad gallega de A Pobra do Caramiñal, la Guardia Civil cuenta con importantes refuerzos en búsqueda de la resolución del caso. De esta forma, según las mismas fuentes consultadas, agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se han unido a la investigación del caso Diana. Los "espías" del CNI estarían peinando la cárceles españolas (y algunas en otros países, fundamentalmente en Sudamérica) en búsqueda de nuevas pistas que podrían ser aportadas por "involuntarias" conversaciones entre presos, propias de los ambientes carcelarios. 

En el CNI están convencidos de que algún miembro de la actual población reclusa puede ser "determinante, clave" para resolver el caso. Y por ello ha destinado a algunos de sus mejores agentes al caso de Diana Quer. Con todos los recursos disponibles, los "espías" no sólo buscan el respaldo en las cárceles de colaboradores y confidentes, que los tienen, sino también cuentan con "otros recursos" para tratar de captar alguna conversación que pueda resultar "interesante para los investigadores", tal y como apuntan a ESdiario las fuentes consultadas. 

Aunque el campo de investigación es amplio, el CNI ha diseñado un exhaustivo plan de trabajo y establecido prioridades con el fin de encontrar resultados satisfactorios en poco tiempo. En este sentido, no podemos aportar mayores detalles para no entorpecer las pesquisas, la Inteligencia española centra ahora sus trabajos en investigar las amistades, relaciones y conexiones entre delincuentes que en esos días de agosto disfrutaban de un permiso carcelario o bien no cumplían condena en ese momento. Es, junto a otras acciones del CNI, una línea de investigación "efectiva" que podría aportar novedades al caso e incluso dar con su resolución.

Entre tanto, tanto los agentes de la UCO, como los de la ECO y la policía judicial de la Guardia Civil continúan trabajando codo con codo en lo que ahora llamaremos "investigación convencional". De momento, han vuelto a pedir la prórroga en el secreto de actuaciones y sumario del caso. El juez mantiene las reuniones periódicas con los responsables de las investigaciones. No pierden la esperanza de resolver el caso. El inmenso trabajo les avala.

Comenta esta noticia