18 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un Sánchez aturdido es incapaz de prever cómo evolucionará el problema catalán

El presidente no sabe cómo abordar el problema en Cataluña y el PP le exige que, en lugar de darles las llaves del poder en España, convoque Elecciones Generales con urgencia.

Pedro Sánchez no sabe ni cómo ni exactamente cuándo terminará el conflicto con el independentismo catalán, y así lo ha evidenciado en una entrevista con un periódico italiano en la que, todo lo más, apela a una resolución en algún momento sustentada en algo que ya existe: el autogobierno, presente en Cataluña a través de un Estatut que le confiere el mayr nivel de autonomía de cualquier región de Europa.

Con unas explicaciones difusas y sin ninguna precisión, el presidente del Gobierno apenas ha alcanzado a señalar este domingo que no habrá "inmediatamente" una solución política en Cataluña, aunque espera que "algún año" haya un acuerdo entre las dos partes "sobre alguna forma de autogobierno".

 

En este sentido, ha añadido, en una entrevista concedida a Il Corriere della Sera, que esa forma de autogobierno "deberá ser votada" y espera que obtenga "el consenso del 70-80% de los catalanes". "No sucederá inmediatamente, ni siquiera dentro de cinco meses, pero lo hará algún año", ha dicho.

En la práctica, el Estatuto ya fue votado por un porcentaje más elevado que ése, y sólo se fracturó ese consenso cuando el nacionalismo impulsó una reforma inconstitucional y el predecesor de Sánchez en el PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, se aprestó a apoyarla.

Asimismo, Sánchez ha apuntado que los separatistas "deben hablar con quien no quiere irse de España". "Estamos esperando, respetuosamente, una serie de sentencias de la justicia en relación con los protagonistas del independentismo. Sentencias que, es evidente, tendrán un impacto político", ha explicado.

Sobre la Justicia

Para el presidente del Ejecutivo, el problema ahora "no es la independencia, sino la convivencia entre catalanes". Los responsables de la tensión son, a su juicio, "las instituciones catalanas".

"El poder judicial español ha debido afrontar una situación inédita. Yo no puedo influir sobre la justicia y por tanto no me manifiesto", ha señalado Sánchez en referencia a los políticos independentistas presos, destacando que España es un "Estado social y democrático de derecho".

 

Teo García Egea y Juanma Moreno, en Sevilla

 

La respuesta del PP

La réplica popular no ha tardado en llegar, a través de su secretario general, Teodoro García Egea, estupefacto e indignado a partes iguales por las palabras de Sánchez y, a la vez, convencido de cuál será su actitud: entregarse al nacionalismo, en compensación a su apoyo a una moción de censura que le permitió acceder a La Moncloa pese a sus derrotas electorales.

Así, García Egea, ha asegurado este domingo que el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, está "cada vez más cerca" de entregar a los independentistas "la llave de la puerta de atrás" para lograr sus objetivos, dado que por la vía legal "jamás los conseguirán".

 

Durante su intervención en la XXIII Interparlamentaria del PP, que se celebró este fin de semana en Sevilla, García Egea ha dicho que el independentismo está intentando lograr por la "puerta de atrás" lo que no puede por lo legal, y que quien tiene la llave de esa puerta no es otro que Pedro Sánchez.

El dirigente 'popular' ha indicado que el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, puede "llamar a la violencia o a la algarabía, pero el PP se mantendrá firme" y no va a consentir bajo ningún concepto que se "violenten las instituciones y la ley".

En su opinión, "lo grave no es que se esté produciendo un golpe de estado en Cataluña por parte de los independentistas, sino que Sánchez mire para otro lado y negocie con ellos los presupuestos". "Y a nosotros nos llaman radicales y extremistas, pues somos radicales y extremistas de querer a la gente de este país y no fallarles nunca", ha añadido.

"No lo permitiremos"

El número dos del PP ha advertido de que los independentistas tienen dos opciones, "coger un avión e irse como hizo Puigdemont y Cataluña se queda porque es de todos; o aceptar las normas constitucionales".

"Pero mientras que el PP esté en las instituciones, los independentistas se pueden dar por derrotados, porque jamás vamos a permitir que consigan sus objetivos", ha subrayado el secretario general del PP.

Junto a ello, ha destacado que el pasado miércoles pudo verse en el Congreso de los Diputados dos modelos de España, el de Pedro Sánchez, "rehén de los independentistas, cortoplacista y cuya única prioridad es estar atornillado al sillón de Moncloa"; y el de Pablo Casado, "que mira a los ojos a los españoles y le dijo a Sánchez a la cara lo que piensa la mayoría de la ciudadanía".

"Le dijo que es un nefasto presidente, un colaborador de la situación nefasta que vive España, y que tiene que irse ya firmando un decreto de convocatoria de elecciones", ha zanjado.

Comenta esta noticia
Update CMP